El Plan Sur está listo… a falta de dinero

* Hace 50 años, el proyecto de desviación del río esperaba que se levantara el Plan de Estabilización para poder ponerse en obras.

 Ahora hace 50 años, en febrero de 1962, el Plan Sur de Valencia, que comprendía tanto la desviación del Turia como todo un abanico de transformaciones ferroviarias y de accesos, quedó dispuesto. Aprobado por las Cortes Españolas en diciembre de 1961, el proyecto se había convertido ya en planos, cálculo de costes e incluso maquetas. De modo que solo esperaba ya que el Plan de Estabilización –un cierre de inversiones similar al que ahora disfrutamos— fuera levantado por el Gobierno a tenor del nuevo ciclo de la economía.

Cinco años atrás, cuando la riada de octubre de 1957, el Jefe del Estado había encargado a  Pedro Gual Villalbi, ministro sin cartera, que se ocupara de los problemas de una Valencia duramente castigada. En febrero de 1962, a sus 77 años cumplidos, Gual Villalbi viajó a Valencia, con todos los honores, para recibir del Ayuntamiento el título de hijo adoptivo. En la tarde del 12 de febrero, con toda solemnidad,  el alcalde Adolfo Rincón de Arellano le entregó el nombramiento, inscrito sobre una hermosa acuarela de Segrelles que evocaba  la riada. Pero lo más importante es que en el Salón de la Chimenea se había instalado una exposición de planos y maquetas en las que la Solución Sur y el Plan Sur se hacían presentes, en una realidad que ahora diríamos que “virtual”. Las famosas maquetas de escayola que mostraban un aprovechamiento del viejo cauce del Turia –unas piezas históricas que parecen haberse “perdido” en los almacenes municipales—mostraban que el futuro de Valencia iba a ser otro muy distinto. Porque, para empezar, el río se iba a desviar por el Sur.

La incógnita apenas estaba en saber cuándo habría dinero –más de 1.000 millones de pesetas—para arrancar las obras. Porque se habían puesto en marcha la fiscalidad municipal especial, pero el Plan de Estabilización seguía congelando las inversiones públicas… al menos para lo que a Valencia hacía referencia. Si Alberto Ullastres, el ministro de Comercio, había anunciado en mayo de 1961, al inaugurar la Feria de Muestras de Valencia, que el dichoso Plan estaba tocando a su fin, lo bien cierto es que  las subastas de obras seguían siendo muy lentas. Tanto, que las obras de desviación del Turia se demoraron hasta 1965.

Ayuda a Valencia: 208 millones de pesetas

El viaje del ministro Pedro Gual Villalbi a Valencia tuvo una importancia histórica. Entre otras razones porque sirvió para dar por cerrada la labor de la Junta de Autoridades y de la Junta de Reparto, dos instituciones creadas para centralizar las ayudas que se generaron en todo el mundo para la Valencia castigada por la riada y, consiguientemente, para repartir e invertir esos fondos.

Gracias al minucioso balance que se hizo sabemos que la ayuda recibida por todos los conceptos, en toda clase de moneda, fue de 208 millones de pesetas. La “Memoria Oficial de la delegación permanente del Gobierno”, un documento de gran interés publicado oficialmente ese día, detalla hasta el céntimo todos los socorros, gastos a inversiones realizadas al margen de las que el Gobierno hizo a través del Plan de Adopción. Así sabemos que las entregas a damnificados fueron de 98,9 millones de pesetas y que el Ayuntamiento recibió 16 millones para obras de reparación.

Muchos municipios afectados por aquella “gota fría”, en las tres provincias valencianas, recibieron ayudas de estos fondos. Incluso los damnificados por un temporal que, en Canarias, dañó las cosechas del tomate contaron con 3 millones de los fondos otorgados a Valencia, razón por la que el alcalde, Tomás Trenor, protestó en su día. Una de las razones que precipitaron su caída en octubre de 1958.

Como curiosidad anotemos que la gestión de los 208 millones se hizo posible con unos gastos de solo 175.000 pesetas. Por curiosidad también, digamos que todo el grupo de viviendas de la Fuensanta (880 casas en total, más iglesia, escuela y locales públicos) costó poco más de 80 millones de pesetas.

A la luna de Valencia. “Las Provincias”. 18 febrero 2012.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s