Don Paco y el vino

Escuchar a don Paco Calatayud hablar de vinos, visitar las bodegas de Celler del Roure, en Moixent, teniéndolo como guía y maestro, es un privilegio. Acompañado de un grupo de buenos amigos, hoy he tenido de nuevo esa suerte. De modo que he vuelto a disfrutar de una lección, generosa y culta, sobre esa armonía entre el hombre y la naturaleza que da como resultado el milagro del vino.

Sorprende escuchar a Calatayud hablar de las cepas como de complejos organismos que trabajan con la finalidad de producir las uvas que la bodega necesita; todavía sorprende más escucharle decir que la cepa necesita –como la sociedad misma, dice el bodeguero—un punto de estrés, andar siempre al borde del sufrimiento en un mundo en  crisis. Porque eso hará que la planta –y usen la metáfora para los humanos si les conviene— se exprese de una forma positiva, dando de sí lo mejor de sus posibilidades, transformando la energía del sol y los nutrientes del suelo en el milagro de un grano perfecto de uva negra.

Más ecologista que la nómina entera de Greenpeace, pero en modo alguno proselitista, Paco Calatayud, en su reinado antiguo de la Bodega Fonda, es el mejor ejemplo de ese afecto a la tierra, a la naturaleza y al honrado trabajo en el campo, que Miguel Delibes transmitió. Y que ha sido siempre la espina dorsal de la agricultura valenciana, de secano o de regadío, donde cuenta tanto el respeto a los conocimientos heredados – el Sol y la Luna, las estaciones y el clima—como la buena disposición a innovar. Todo eso, además, sin dejar de lado nunca lo primordial: el del hombre admirado y agradecido por cuanto de bueno ha sido puesto a su alcance. Gracias don Paco.

 

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Don Paco y el vino

  1. Rosa dijo:

    Conocer al personaje, disfrutar con su charla y pasar un día con amigos que te acercan a estos tesoros es todo un privilegio.
    Gracias Paco

  2. Manolo dijo:

    El Maduresa es un buen vino, que va a más. Ahora lo entiendo mucho mejor. Las cosas en la vida no suelen ser por casualidad. De todo hay que hacerse merecedor. Paco y el vino son como una perfecta simbiosis entre los dones del hombre y la naturaleza. El amor,el trabajo y la tradición se funden con la tierra, el sol y la planta como una sola cosa. Son lecciones que habría que trasladar a la sociedad civil. Son todo un hombre y todo un vino. Y agradecidos.

  3. pedro dijo:

    Tu crónica, Paco, es una delicia. Como decís los valencianos, “de categoría”. Destaco un comentario de D. Paco que decía que dos o tres copas de buen vino, alegran es espiritu y fortalecen la amistad. Fortalecida quedó el sábado y a todos nos dejó un grato recuerdo y un acierto la celebración del aniversario de Manolo en tal escenario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s