Un siglo de la primera huelga global de la historia

Hace un siglo, en marzo de 1912, Europa entera sucumbió bajo el peso avasallador de la que puede ser llamada primera huelga de efectos globales de la historia económica internacional. No fue la primera huelga minera inglesa. Pero cuando un millón de trabajadores del carbón del Reino Unido dejaron de acudir a su trabajo, un día tras otro, las consecuencias para el transporte, la industria y el bienestar de más de cien millones de europeos se hicieron notar, con graves efectos, en muy pocas semanas.

Pese a los esfuerzos del gobierno británico, presidido por mister Asquith, que intentó mediar sin éxito, el desacuerdo entre empresarios y trabajadores de las minas fue radical. Los salarios mínimos garantizados que los mineros pedían según las regiones británicas – desde los 7 chelines 6 peniques (9’37 pesetas) de Berkshire a otros de menor cuantía en Gales o Escocia—no podían ser asumidos por los propietarios de las minas. Y el 1 de marzo comenzó la huelga con todas sus consecuencias.

Dos semanas después, la economía de Europa entera se resentía gravemente. Los buques y los ferrocarriles no tenían combustible y las fábricas de gas y electricidad estaban dejando de funcionar, como la mayor parte de las calderas de una industria basada en el carbón como materia prima. Bélgica, Alemania,  también España, tenían minas de carbón en explotación, como otros muchos países europeos. Pero la ausencia del carbón inglés, de primera calidad, dislocó muy pronto el normal funcionamiento del continente. Y de la propia Inglaterra, donde en dos semanas más de un millón de trabajadores de la industria quedaron en paro.

Al llegar el 15 de marzo, el pesimismo, en Valencia, pugnaba con la alegría fallera: el precio del carbón había subido escandalosamente, comenzaba a faltar para la calefacción y la cocina doméstica, y muchas industrias empezaron a no poder mover sus calderas de vapor.  El alcalde de Madrid reunió a los almacenistas carboneros para racionar las existencias y toda la sociedad española empezó a padecer las secuelas. El comercio naranjero acusó el golpe de inmediato: cuando dejaron de llegar a tiempo los buques que se llevaban miles de cajas del dorado fruto, el negocio se resintió y cundió la alarma. Menudearon las reuniones de exportadores y las apelaciones al poder político. Se pidió que se favoreciera el transporte por tren y que se pusieran buques de bandera española al servicio de la exportación. Pero pronto se comprobó que Inglaterra entera, súbitamente empobrecida, no podía consumir nuestras naranjas: las familias de los mineros sobrevivían recogiendo del suelo residuos de carbón con los que cocinaban. Pero en las grandes ciudades inglesas no existía ni siquiera ese recurso. Los exportadores valencianos, entonces, empezaron a clamar para que el mercado interior hiciera el esfuerzo de consumir más cítricos y asumir los excedentes de cosecha. El resultado fue un año malo, fruto de una campaña alterada.

La huelga culminó en abril, con una norma de garantía de salario mínimo. Pero las consecuencias de inestabilidad económica, social y política se extendieron por todo el continente que sin saberlo caminaba, por el borde de las tensiones sociales y políticas, hacia la I Guerra Mundial. En Inglaterra, una secuela de aquella huelga histórica fue el nacimiento del Partido Laborista británico.

En la foto, los líderes del conflicto, con C. B. Standon, su principal dirigente, en el centro. (“La Ilustración Artística”)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s