Ciudad de las Artes y las Ciencias

Ampulosa, excesiva y carísima. Así es nuestra Ciudad de las Ciencias y su arquitectura. Pero cuando llega la hora de la verdad, cuando Valencia se pone al pairo, en Semana Santa y Pascua, con la boca abierta en espera de visitantes, el disparate de Santiago Calatrava resulta que se convierte en el gran referente de la ciudad; en el lugar que todos quieren ver, fotografiar y disfrutar.

Casi doscientas mil personas se han “fotografiado” en la taquilla de l’Hemisfèric, el museo Príncipe Felipe o el Oceanográfico. Y cabe suponer que otros tantos se han limitado a pasar unas horas al sol en la zona futurista de la ciudad, han disfrutado al recorrer el paisaje de estanques, cipreses y edificios deslumbrantemente blancos. Que en el siglo XXI distinguen a Valencia tanto como lo hace la ciudad clásica con la Lonja, el Mercado o el Micalet.

Así es, aunque cueste reconocerlo. Así es, aunque a algunos no les gusto o les duela. La Ciudad de las Artes y las Ciencias puede ser calificada como mejor nos guste, pero ha cambiado el rumbo de Valencia para siempre.

 

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s