Cuando la Orquesta tocó en la calle de las Barcas

“El 2 de febrero de 1986, los músicos de la Orquesta Municipal, dirigidos por Manuel Galduf y concienciados por el secretario técnico, Javier Casal, dieron un simbólico concierto de protesta en la acera del teatro Principal de Valencia. Se había suspendido el concierto de la Orquesta, en el Principal, porque se necesitaba usar el escenario para el montaje de una función de “Bodas de Sangre”. Era una especie de pataleo final contra su larga vida ambulante. Pero ellos ya sabían que su espera iba a ser corta, como mucho un año más. Porque el auditorio de Valencia ya tomaba cuerpo junto al Turia, cerca de las instalaciones del control municipal de Tráfico que los periodistas llamaban “Fort Apache”.

   Galduf y Casal sabían que las notas que tocaran los músicos en la calle iban a sonar lejos. Ese día, por ejemplo, estaba en el Principal Francisco Cano, director del programa “Teatro Real”, de Televisión Española, y autor de “Aquarius”, una pieza que le iban a estrenar en el concierto. Él mismo pudo escuchar decir al secretario de la Orquesta que “los valencianos tienen que reivindicar la música, los conciertos y su Orquesta. Vienen muchos a los conciertos, pero tienen que venir más y exigir más conciertos y mayor respeto para su Orquesta, la Orquesta Municipal de Valencia, como ocurre en otros lugares”. Era un programa político. Y Vicente González Lizondo, el concejal de Unión Valenciana, se apresuró a recogerlo y presionar sobre la corporación.

   “El suyo fue un toque de atención. Las notas de la “Quinta Sinfonía”, de Beethoven quedaron en el aire en la calle de las Barcas como símbolo de la protesta de unos profesionales obligados a  ser trashumantes y de unos aficionados que van de Herodes a Pilatos como si su búsqueda de un placer cultural fuera la conquista de una droga prohibida”, escribía Puche en “Las Provincias” a la mañana siguiente.

   Aunque todos sabían que el nuevo auditorio ya no iba a tardar mucho en ser realidad, el comentarista continuaba escribiendo: “Acabamos haciendo aquello que necesitamos –faltaría más— pero todo nos sale con diez o quince años de retraso, después de haber discutido eternamente sobre el caso y haber padecido las consecuencias de nuestra duda y nuestra provisionalidad. Y así nos va”.

  Días después, y quizá eso dio razón de ser a una protesta que dio la vuelta a España a través de los noticiarios de televisión, el alcalde regresaba de Madrid con buenas noticias: los apoyos que había recabado de la administración para diversas obras de la ciudad superaban los 1.800 millones de pesetas, de los que buena parte se consignaban para el auditorio”. (Fragmento del libro “Valencia la Nueva”. 2004)

Hoy, 25 de abril de 2012, el Palau de la Música ha celebrado su 25º Aniversario. La Orquesta de Valencia, fundada en 1943 por el concejal Martín Domínguez, ha recibido de manos de la alcaldesa la Medalla de Honor del Palau de la Música. Se ha interpretado el mismo programa que en la noche inaugural del auditorio, en 1987.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s