Los misterios del viejo cauce (3)

Un puente dedicado a Jesús

El antiguo paso del río Turia por la ciudad de Valencia nunca deja de sorprender. Mil detalles, un sinfín de recuerdos, hablan del pasado. Y remiten a la historia misma de la ciudad, directamente ligada a su río, con una intensidad que se refleja en los detalles de los puentes, los pretiles y las defensas que la ciudad construyó para protegerse de las frecuentes riadas.

En este caso, el juego sobre los misterios del viejo cauce nos lleva a una inscripción religiosa. Se trata de las letras IHS, con una cruz sobre la H, tradicional contracción cristiana de la palabra Jesús, que están inscritas en la dovela central de un arco de uno de los puentes clásicos de la ciudad, sin duda como dedicatoria o advocación del propio puente.

El puente en cuestión es el del Real. Y la inscripción religiosa se encuentra sobre el primer arco recayente a la orilla derecha, mirando aguas abajo.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en los misterios del viejo cauce y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los misterios del viejo cauce (3)

  1. Julio Cob dijo:

    Creo que se impone un paseito por el cauce y fijar la atención en sus arcos para descubrir el puente que nos plantea el periodista amigo.
    Hubo un tiempo próximo que desaprensivos aficionados al rapel clavaban en las viejas piedras sus anclajes para su entrenamiento y puesta a punto. Viendo la foto, vemos sus heridas que facilmente pudieran cicatrizarse por los “sanitarios” municipales que tienen enconmendado este servicio.
    ¿Qué diría la “Fabrica de Murs y Valls” ante esta desidia en la falta de cuidado de nuestro patrimonio?

    Y ahora al grano. El origen de la incrispción cristiana bien pudiera ser de cuando la construcción de los viejos puentes que se hizo uso de piedras provenientes de otros lugares de la ciudad almacenadas para su uso, como por ejemplo del Convento de San Francisco entre otros, de cuyo claustro se utilizaron losas para la construcción de los puentes.

  2. Julio Cob dijo:

    Se impone pues el paseito.
    En cuanto a los agujeros, estoy de acuerdo en que estaban hechos a proposito, aunque también hay muchos para la práctica deportiva que hasta hace unos años se ha permitido. De hecho aún quedan clavos donde sujetaban la cuerda para izarse.

    Incluso el que está encima de la H, me ha parecido como más moderno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s