Los misterios del viejo cauce (4)

El horror de los sillares numerados

En la esquina que el puente del Real forma con el paseo de la Ciudadela, aguas abajo, nos podemos encontrar con esta curiosidad: sillares numerados, o con inscripciones como IZ o DCHA. Es una de las secuelas de la ampliación que, en los años sesenta, se hizo de este puente, que en origen era mucho más estrecho. El Ayuntamiento, cuando comenzaron a crecer los nuevos barrios de la Alameda y el Paseo al Mar, decidió ampliar el puente, proyecto que desarrolló el Ministerio de Obras Públicas. Y pese a las protestas del diario “Las Provincias”, el puente fue ampliado. Se desmontó piedra a piedra toda la cara del puente que mira al mar y se prolongó el tablero y los arcos; después se volvió a montar el rompecabezas de sillares…. Como si nada hubiera pasado.

Había pasado que el puente, demasiado ancho, perdió todas sus proporciones. Hasta no tener nada que ver con el airoso puente que a finales del siglo XIX pintó Sorolla. Pero Valencia se acostumbró pronto a tener un puente rechoncho. Y como las nuevas generaciones “siempre” lo han conocido así, ojos que no ven, corazón que no siente.

Lo peor fue ese descuido de los años sesenta: dejar los sillares numerados a la vista desde el cauce. Nadie suponía que el río, veinte o treinta años después de la ampliación del puente, transformado en jardín, se iba a convertir en el mejor paseo de la ciudad. Con todo, hoy en día estas operaciones se hacen con más cariño; y por lo general no se pintan números a trepa, con alquitrán, en los sillares que se desmontan y se trasladan.

Mucho peor es ver de cerca, en los pretiles, los churretones que han dejado quienes han tirado al río el contenido de botes de pintura, de cola o de otros productos químicos. Los hay por todas partes a lo largo del viejo cauce, como testimonio de un incivismo que mueve a indignación.


Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en los misterios del viejo cauce y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s