Quién hubiera estado allí

Daríamos lo que no tenemos. Sabemos que cosas que no se pueden pagar con dinero; pero daríamos lo que no tenemos por tener filmada, por cruzar el túnel del tiempo y poder asistir a una sesión de trabajo para este cuadro. “Vinga, estigues quet…”. “Deixam que mamprenga el puret…” Y así toda la tarde. Y así toda una vida. Inquieto y activo el escultor Mariano Benlliure, que posaba. Hablador a más no poder, divertido, dispuesto a disfrazarse y a posar… pero poco rato. El otro, el pintor Joaquín Sorolla, sereno y concentrado, incluso taciturno y gruñón. “No acabarem mai, Mariano…”. “Si tu treballes en fotos, gandul”

Todo había empezado el siglo anterior. Todo cristalizó en 1900, cuando ambos conquistaron la medalla de oro en París y las revistas de Madrid dieron la noticia a todo trapo y los periódicos de Valencia, ay, se pusieron a decir, con algo de retraso, que teníamos dos  genios, bueno tres contando con Blasco Ibáñez, y nadie les estaba haciendo caso a la hora de poner nombre a las calles. Prensa rezagada, Ayuntamiento lento de reflejos, sociedad poco sensible… De todo hay en la viña del señor en esta delicada relación entre los valencianos que destacan y lo que llamamos sociedad civil. La química termina por llegar, pero faltan catalizadores, “avalentadors” que hagan más fácil y temprana la reacción.

La exposición Benlliure que está ahora abierta en el Museo de Bellas Artes, y la Sala Sorolla de la misma institución, quizá propicien reflexiones sobre este interesante dilema valenciano. El vigoroso, el dinámico retrato que Sorolla hizo de Benlliure, y esta página de 1900 que da noticia del galardón conquistado por los dos artistas en la capital del mundo del arte, nos pueden servir de inspiración.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Quién hubiera estado allí

  1. Pingback: Valencianos ilustres: Sorolla, Benlliure,… « Asociación Amigos Museo Bellas Artes de Valencia San Pío V

  2. Paz Olmos dijo:

    Hay un amigo que me insiste en que hay que acercarse a la intrahistoria de los cuadros , y es cierto que la contemplación de las obras de arte nos transmiten muchas sensaciones y entre ellas la relación del artista con el objeto de su obra, con su realidad. como la veia cual era su estado de animo, y que quiso transmitir o como certeramente resumes, ” quien hubiera estado allí”…La amistad que unía Sorolla y a Benlliure hacen muy verosímil esa graciosa conversación que nos cuentas y nos aproximan de forma directa a la personalidad de los artistas. Por los testimonios de quienes le conocieron Mariano Benlliure era cercano, abierto y generoso .Muchas gracias por tu reflexión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s