Fiestas

Ayer era fiesta en España, la fiesta de la Constitución, pero las cuatro bolsas españolas estuvieron abiertas y trabajaron. Igual va a ocurrir mañana, día de la Inmaculada, festivo en algunos países europeos. Sin embargo, el 26 de diciembre, San Esteban, una fiesta que se perdió en casi toda España menos en Cataluña, los mercados bursátiles europeos cerrarán: un calendario internacional, establecido desde que el euro se impuso en los mercados, regula en qué días da sustos la Bolsa y en qué días deja vivir, por encima de los pactos y santos nacionales.

Esta extraña semana española, la del llamado Puente Intermitente, ha reactivado el eterno debate sobre las fiestas españolas. ¿Por qué no se trasladan las fiestas religiosas a los lunes o los viernes?, dicen los partidarios de aumentar la productividad, ante el pasmo general de la hostelería. Habría otro debate previo: ¿la fiesta nacional española cuál es, el 12 de octubre o el 6 de diciembre? En el caso valenciano, aquí nos tienen: con el debate sobre la fiesta de San José abierto en canal, desde los tiempos del buen arzobispo Olaechea. Pero las resistencias gremiales, unidas al miedo a las sensibilidades regionales, anulan cualquier acción política.

¿Cambiaremos, no cambiaremos? Un buen amigo, empresario, dice que ya se conformaría con que se unificaran las fechas de las elecciones. ¿Por qué diantre un andaluz o un vasco, vota a su presidente en fecha distinta que yo? ¿Y por qué las elecciones municipales no cursan unidas a las generales para ahorrar?

La lógica se impondrá a la larga. Sabemos muy bien que la marcha de la historia reclama tener menos fiestas y menos vacaciones anuales. Sabemos que es preciso usar un calendario europeo más homogéneo porque nuestra esfera económica es europea. Y sabemos también que, además del sentido común, hay que permitir horarios y calendarios más flexibles.

 De todos modos, lo que da miedo de España no es la cantidad de fiestas sino el criterio, asumido y en apariencia intocable, de que un defecto en el acabado de un mueble apreciado ayer, ya no va a ser subsanado “hasta después de Reyes”. El Gran Puente Español es el que va de 6 de diciembre a 7 de enero.

( F. P. Puche. “Las Provincias”. 7 diciembre 2011)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s