Pequeño río Turia

El río Turia, a las tres de la tarde del martes, estaba muy cambiado. El río Turia, el que bajaba las maderas del Marqués de Moya, el río de Chulilla y Ribarroja, el de la riada de 1957 y el Plan Sur, a las tres y cinco de la tarde del martes, en la parte trasera del restaurante Casa Domingo, de Ademuz, tenía un aspecto tan distinto al de las leyendas y la historia, que parecía otro. Y tan otro: como que algunos le llaman todavía Guadalaviar.

Tres metros, cuando pasa por Casa Domingo no tiene más de tres metros de anchura. Que el martes, eso sí, mostraban un caudal de cierto vigor, un fluir vivo, un color rojizo, traído por el Alfambra y el Ebrón, para demostrar que recibe lo mucho y bien que ha llovido en esas sierras y valles de los tres reinos –Castilla, Aragón y Valencia—a los que el río debe la paternidad.

Cuando vi el camino, y la hilera de membrillos que bordean el Turia, en su margen derecha, en su paso por Ademuz, me acordé de la Petxina, la Alameda y el Camí de les Moreres. Y de la Fábrica de Murs i Valls, nacida para defendernos de un río que, visto a la luz dorada de una impagable tarde otoño, parece nacido solo para inocentes charlas con “els codonys” y para regar el majestuoso cambio de color de las choperas.

El Turia de las siete acequias, el Turia de las riadas, pequeño pero vivo, me pareció frágil en Ademuz. Estuve a punto de advertirle que llevara cuidado: cuando pases bajo el AVE, no te hagas daño con esos muros de bunker del Plan Sur.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en los misterios del viejo cauce y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pequeño río Turia

  1. pepa dijo:

    Melancolico y bonito su articulo sobre el Turia. Me gusta.

  2. Maribel dijo:

    Ese es mi río, el de chocolate, el que me servía para refrescarme en verano, cuando estaba vivo y alegre. Un río maravilloso que hoy nos muestra su belleza y su fragilidad.Cada día tiene menos caudal, sus riadas son menos impresionantes y sus cangrejos han desaparecido. Pero hay pocas cosas que me den tanto placer como un paseo por la vega del Turia a su paso por el Rincón de Ademuz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s