Lamentable huelga

Cuando veo el vídeo de Canal 9 en el que una sindicalista de un piquete, embozada, le vuelca el café a una señora que estaba sentada en una terraza de la calle Don Juan de Austria, el alma se me viene a los pies. Cuando veo el acoso de los sindicalistas a los comerciantes que han querido abrir sus tiendas, cuando oigo los insultos, cuando contemplo a un energúmeno que, sin más ni más, pasa y tumba el velador de un café con un servicio de desayuno, entiendo que el sindicalismo español ha tocado fondo, que se le ha muerto lo que de noble pudo tener y que algo muy profundo, muy serio, está haciendo falta para regenerar España. Porque desde luego, no estamos pagando impuestos para mantener ese sindicalismo que convoca una huelga sin sentido, la tercera en dos años, en un puro ejercicio de supervivencia, y encima ejerce una violencia que por fin se están atreviendo a poner de manifiesto unos medios de comunicación hasta ahora muy tibios.

Pero, más allá de todo eso, en el plano humano: no va a ser fácil que olvide el susto de las dos señoras que se han visto rodeadas por el piquete, el nerviosismo de la mujer que en las imágenes de “Las Provincias” protege en el regazo el mazo de documentos que lleva y su inquietud al ver que le vuelcan el café encima. De pena, de vergüenza…

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lamentable huelga

  1. Emilio dijo:

    Desde luego sin respeto a los demás no vamos a ninguna parte; la individua que tira el café, el que tira la mesa, los que abollan a patadas un coche en el que viaja un padre con sus hijos camino del colegio, son simplemente gentuza que no respeta a los demás. La del café y el de la mesa aún se habrán visto bien cuando los han sacado por la tele, porque lo que es vergüenza seguro que ni la conocen.
    Y por cierto, decir que no a todo es muy fácil; pero yo me pregunto si algún día los sindicatos nos sorprenderán con alguna propuesta o idea. Más que nada porque el único cometido que tenían, que era haber negociado para que no tuviera que hacer la reforma laboral el Gobierno, ni siquiera fueron capaces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s