El banquete de Rodrigo Borja en Valencia

rodrigo-borjaLa exitosa serie de televisión “Isabel” reflejó, en su capítulo XII, el extraordinario banquete que el cardenal legado papal, Rodrigo Borja, dio en Valencia al príncipe heredero de Aragón y rey de Sicilia, don Fernando, y al obispo de Sigüenza, don Pedro González de Mendoza, que deseaba ser promovido a cardenal.

Si el cronista Melchor Miralles dijo que no quería “dir ni escriure per no donar vergonya a sant Pere” sobre el ágape servido el día de San Joan, el gran banquete, el verdadero ágape histórico es el que se dio “en la Sala de la Ciutat”, es decir en el viejo Ayuntamiento, el 25 de octubre de 1472. Porque pasa por ser uno de los más excesivos de los que ha quedado memoria. He aquí el relato que de él hizo un cronista del momento:

 “Después del lavatorio de manos, sacaron siete grandes soperos llenos de jengibre verde, planta aromática que, como se sabe mezclábase con las salsas. Presentáronse enseguida siete grandes platos con dos pavos cada uno y muchas perdices; las cabezas de los primeros aparecían doradas, y de los cuellos de las perdices pendían cartelitos con el escudo de Borja. Luego sacaron cuatro platos, cada uno de los cuales era llevado por cuatro hombres, en los que había grandes pastelones, formado por carne de capones, gallinas, pollos, ocas, ánades, falúas, palomos, ternera, cabritos y otras viandas, mezclado todo con tocino. Cada uno de estos manjares admirablemente presentados, salían a la mesa a son de trompetas y otros instrumentos, y los acompañaban las salsas correspondientes. Finalmente fueron presentados dos soberbios platos, en los que el ingenio del cocinero se había derrochado en forma fantástica. Cada uno de estos platos ofrecía el aspecto de un montón de verdura, en medio de la cual había un pavo con las plumas en el cuello, alas y cola, con la cabeza intacta, lanzando por la boca chorros de agua perfumada: mientras los trinchantes cortaban la carne por debajo de las alas, que levantaban, no cesaba de salir aquella agua por la boca de los pavos”.

Solo la descripción de los platos y su aparatosa presentación produce rechazo a ojos del siglo XXI. La descripción del “menjar blanc” que siguió como segunda parte del banquete, podría aumentar las aprensiones del lector y llevar hasta la náusea: las elaboraciones de platos lácteos, con huevos y muy azucarados, aún encajan menos en los usos de nuestros días. El tercer acto del banquete, destinado a la confitería y repostería, fue tan abundante y excesivo como los dos anteriores.

(En la imagen, el actor que encarna al personaje de Rodrigo Borja en la serie)

 

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en viejas historias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s