Un ministro de Educación que no habla de educación

1912 MG santiago alba ministro y su hijoEn lo más recio de la controversia en torno al ministro de Educación de ahora mismo, me encuentro al señor ministro de educación de 1912, ahora hace un siglo. Y hay que ver que formalidad, qué seriedad en la pose, que dignidad la de don Santiago Alba y la de su hijo, Santiaguito, que aquél domingo de otoño en que le hicieron la entrevista a papá era uno de los chicos que correteaban por la elegante casa.

–Tengo siete hijos—dijo don Santiago al informador–. Los tres mayores estudian en Londres… Este es el penúltimo.

En la entrevista de “Mundo Gráfico”, de más de mil palabras, no se dedicó ni una sola línea a la educación. Ni al repórter le pareció interesante que tres hijos ministeriales estudiaran en Londres. El ministro describió su forma de trabajar diaria, explicó que trabajaba con taquígrafos en casa de siete a diez de la mañana y que a esa hora “si soy ministro, marcho al despacho oficial, donde tengo régimen de puerta abierta para el público hasta las dos”.

Es muy curiosa esa expresión, “si soy ministro”. Porque hace un siglo se era ministro y se dejaba de serlo con una prodigiosa facilidad. Santiago Alba, en noviembre de 1912, tras el asesinato de Canalejas, había entrado en el gabinete liberal presidido por Romanones. Y ocupaba la cartera de Instrucción Pública como fue durante cinco días ministro de Marina, cuando apenas tenía 33 años. En realidad, el Ministerio de la educación era nuevo: había sido creado en 1900, desgajándolo de Fomento. Por entonces se ocupaba de toda la enseñanza y de toda la cultura, llamada administrativamente Bellas Artes.

Con todo, Santiago Alba, que se explayó largamente sobre el partido liberal y su resurgir y sobre su meteórica carrera profesional, iniciada cuando de muy joven era propietario del diario “El Norte de Castilla” de Valladolid, dijo tener “una fe absoluta” en el papel del liberalismo en el futuro de España. Lo que no le impidió ser ministro de Gobernación con los conservadores de Maura, en 1918.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en viejas historias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s