La banca, en el homenaje a Sorolla

1933 monumento a sorolla* ¿Pero qué hace la puerta de un antiguo banco decorando el monumento al pintor?

El miércoles, cuando la Generalitat y el Ayuntamiento estaban rindiendo homenaje a Joaquín Sorolla en su monumento, alguien tuvo la ocurrencia de decir que tenía dudas de que la puerta de entrada de un banco fuera el marco mejor para el busto del querido pintor valenciano.

¿Pero cómo un banco? Eso no es posible…–decían unos. Será, quién sabe, por la fama de ahorrador que tenía al artista—anotaba el otro.

1957 monumento a sorolla

La historia, sin embargo, es la siguiente: en 1933, Valencia rindió homenaje a Sorolla a los diez años de su muerte. Y el Ayuntamiento republicano le dedicó un magnífico monumento, instalado en la playa del Cabañal. El busto modelado por Mariano Benlliure, situado sobre un pedestal, parecía estar mirando al mar; una gran columnata semicircular servía de marco a la imagen del pintor.

1963 sorolla monumento BIM AM

El monumento, que sobrevivió a la guerra y sus vaivenes, fue derruido, sin embargo, por la fuerza de las aguas de la riada de 1957. Las columna fueron derribadas y los cimientos de la plataforma, arrancados. Así las cosas, el abandono municipal se prolongó unos años hasta que la prensa comenzó a clamar por una solución.

2013 monumento a sorollaFue entonces cuando el Ayuntamiento presidido por Rincón de Arellano repuso el pedestal y el busto, en el centro de una fuente con surtidores. Eso fue hace ahora 50 años, al cumplirse el centenario del nacimiento del pintor. Lo que ocurre es que la columnata no se repuso –nadie sabe dónde puede andar– y el monumento fue incomprensiblemente alejado de la arena de la playa y llevado a la plaza de la Armada Española.

¿Y la broma de la puerta del banco? Pues no es broma, porque es realidad. En  1974, el Ayuntamiento de Miguel Ramón Izquierdo limpió y restauró el monumento. Y le puso un marco de piedra para darle mayor relevancia: es la puerta del Banco Hispano Americano, que estaba situado frente al teatro Principal. Cuando los banqueros se cargaron el edificio, obra de don Francisco Mora, entre las protestas de la prensa, el alcalde quiso salvar algo como recuerdo. Así es que se trasplantó hasta el monumento: donde estaba el emblema de la vieja entidad se puso el escudo de Valencia y donde ponía Banco Hispano Americano se labró el rótulo “Valencia a Sorolla”. Y todos tan contentos.

Solo que, ahora, eso de que la puerta de un banco presida el monumento a nuestro mejor artista queda tan poco correcto…

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Galería | Esta entrada fue publicada en viejas historias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s