Wilt por siempre


tom sharpeA los 85 años, Tom Sharpe ha muerto en su refugio de Llafranc. Ácido y divertido, iconoclasta y socarrón, el autor que triunfó en medio mundo gracias a su novela “Wilt” (1976) ha terminado su descenso a una condición humana, la vejez, que aceptó de buen grado si hemos de creer lo que dijo a Llàtzer Moix en su libro de entrevistas “Wilt soy yo”.

“Hacerse mayor está muy bien. Tiene algunas ventajas—decía Sharpe a su entrevistador–. La principal podría ser que uno pierde la vergüenza. Es decir, deja de sentirse avergonzado por cualquier cosa. En mi juventud fui exageradamente tímido. Ya sé que ahora no lo parezco. Pero en el fondo todavía lo soy. Quizá debamos atribuirlo a la educación clasista inglesa. Una de mis razones para vivir en España es que aquí no me siendo agobiado por un sistema de clases que en Inglaterra es omnipresente. Quizás aquí también exista algo similar, pero yo no lo noto, no me entero”

Tom Sharpe, que nunca quiso aprender español, decía que esa era su forma perfecta de vivir en España: aislado del mundanal ruido, incluso de la estructura que se contagia con la lengua. “Mi idea de lo que sucede aquí está formada en parte por suposiciones y en parte por invenciones”, decía con su fino sentido del humor.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s