La ilusión del tren directo

???????????????????????????????¿Qué hace esa locomotora presidiendo un cartel de toros? Muchas veces se ha hablado de un capricho del artista, de una genialidad del artista Carlos Ruano Llopis. Pero en realidad, situar la humeante máquina en lo más alto del cartel taurino, como atracción, fue una reivindicación, una forma de hacerse eco del clamor que había en la calle. Desde al menos 1908, en efecto, el tren directo Valencia-Madrid era una necesidad perentoria, una meta que los valencianos deseaban alcanzar a toda costa, a través de la concurrencia de empresas inversora y, en 1913, de la colaboración del Gobierno liberal de Romanones. Ruano Llopis, y la Diputación, lo convirtieron en motivo central de todos los reclamos taurinos del año. El tren directo Madrid-Valencia por Cuenca, como anhelo popular, estaba en las Fallas, en el programa festiva, en los escaparates de los comercios, en todos los periódicos y en la acción diaria de los políticos valencianos. Algo así como el Corredor Mediterráneo… pero incluso más. Y más profundamente defendido por todos.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s