Iberdrola: guerra a las subvenciones

lamuelaImpresiona, desde luego que sí, saber que la Catedral y el Micalet cabrían bajo la bóveda que alberga las turbinas del complejo hidráulico de Cortes-La Muela. Pero a mi me impresionó mucho más saber que la mitad de lo que pagamos a las empresas eléctricas en el recibo es para compensar la generación y la distribución eléctrica, con sus justos beneficios, y la otra mitad se va en gajes diversos aprobados por gobiernos anteriores y destinados al mito de la energía fotovoltaica, subvencionado a la fuerza por todos. El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, no pudo ser más claro ayer: la central de Cortes-la Muela produce más electricidad que las 42 empresas fotovoltaicas españolas juntas, y lo hace a un precio diez veces menor. De modo que si mañana se cerrara todo el “chiringuito” que patrocinó Rodríguez Zapatero, su ausencia se notaría, y mucho: porque los precios que estamos pagando bajarían un 10% al no tener que pagarles los 5.000 millones que nos cuestan cada año.

A todas estas, el complejo de Cortes-La Muela nadie puede decir que sea “ecológicamente perverso”. Usa agua del río Xùquer, la sube cuando dormimos y la baja cuando se necesita electricidad, gracias al excedente eléctrico de otra instalación sin humos: la nuclear de Cofrentes. “Queda demostrado que la energía se almacena”, dijo el presidente de Iberdrola. Todo eso, en un modesto pueblo de la provincia de Valencia, Cortes de Pallás, donde se han dejado, en siete años de obras, cinco millones de horas-hombre en jornales. De modo que por una vez, hay razones para sentir ese pequeño orgullo de valencianos: el de contribuir a la riqueza nacional con las aguas de un río que, por otra parte, se escatiman y discuten en Castilla-la Mancha.

Iberdrola, que ya tiene el 70% de su negocio fuera de España, ha encontrado en Ignacio Galán un presidente con valor –incluso si quieren valor político– para hablar claro y decir lo que se hizo mal no ya para el bolsillo de su empresa sino para el de los consumidores. Acostumbrado a moverse en el mundo anglosajón, Galán ha dejado clara la eficiencia de la producción hidroeléctrica y la cruz que llevamos a cuestas los consumidores por decisiones políticas erróneas que pasan a la factura mensual: subvencionar las fotovoltaicas fue un error de bulto; pero antes ya lo había sido, en tiempos de Felipe González, cancelar el proyecto de Lemóniz y cerrar España a la lógica de las centrales nucleares.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Iberdrola: guerra a las subvenciones

  1. Salvador Chanzá dijo:

    Estoy de acuerdo con la valoración y el planteamiento de la propuesta de Iberdrola. Pero desgraciadamente está muy mal visto discrepar algunas energías alternativas. Políticamente es incorrecto y económicamente un desastre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s