Derrotismo musical

cac_arts“Tras los incidentes del jueves el perímetro de seguridad se ha extendido hasta prácticamente los bordes de la calle. Existe cierto temor a que los fuertes vientos que suelen ser habituales en las zonas hagan que el Palau de les Arts, literalmente, se caiga a pedazos. El edificio que se inauguró con tanto boato, cuatro conciertos y dos visitas de la reina Doña Sofía, es ahora un peligro para los ciudadanos”. Estos excesos, estas barbaridades, esta exageración de la realidad, está colgada ahora mismo en las páginas de un “prestigioso” diario digital de esta plaza.

Pero es que la cacería política tiene poco que ver con la vida musical y con la cultura. Incluso con los problemas técnicos que se derivan del desprendimiento de un revestimiento de fachada, asunto que suele afectar, cuando pasan años, más o menos al 5 % de los edificios. Pero no van a ir un periodista preguntando al Colegio de Arquitectos por ese porcentaje cuando tiene delante un Palau de les Arts que se inundó, un arquitecto valenciano odiado y controvertido en medio mundo, una Generalitat plagada de deudas y puesta en entredicho hasta cuando sus altos cargos duermen en un hotel. Caña, caña: el Palau de les Arts se va a caer a pedazos… el casco del malogrado Calatrava  ha salido volando y ha caído sobre el Micalet. Que para eso es 28 de diciembre, el día de las inocentadas.

Creo, esa es mi verdad, que en aras de la seguridad se ha exagerado excesivamente al cerrar el centro cultural. Al público, porque los trabajadores, siguen entrando y saliendo. Pero como todos ponen su temor por delante y nadie asume el compromiso de decir en público “no es tan grave, yo me hago cargo”, se ha clausurado la instalación al público hasta mediados de febrero. Con ello, no solo se va a hacer daño a la temporada sino que se va a dar de Valencia una nueva imagen, interior y exterior, de que “las-cosas-nos-van-de-mal-en-peor”. Que es justamente lo que se trata de conseguir desde foros perfectamente etiquetables.

Piensa uno que la retirada cautelar de los trozos de cubierta que puedan tener peligro se podría hacer sin necesidad de cerrar al público las instalaciones… Pero de poco vale decir que en Londres no cerraron los teatros pese a los bombardeos. Sería otra exageración frente a las ya publicadas. Pero justo cuando hace falta que Valencia, ahora, haga gala de autoestima, coraje y resolución contra la adversidad, todo esto es muy lamentable. Sobre todo, el derrotismo aplicado a la crítica política.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Derrotismo musical

  1. PACO dijo:

    Estoy al cien por cien con tu artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s