El juego

descargaEl Plan de Actuación 2013-2016 del Patrimonio Nacional, colgado en la red, está compuesto de 62 ilustrativas páginas que reseñan todos los propósitos, inversiones, restauraciones, rehabilitaciones y proyectos que, pese a la crisis, el Estado español se propone llevar a cabo sobre basílicas, monasterios y conventos cercanos a la Corona. Que están situados en Madrid (6), Burgos (2), El Escorial, Aranjuez, Tordesillas y Toledo. Ni que decir tiene que el monasterio de la Trinidad de Valencia, que es panteón real de la Corona de Aragón, no figura en la lista.

Da coraje. O sea, que me cabrea un poco. Porque un día es la lectura de ese documento  y el siguiente me pone a mil escuchar decir a Consuelo Ciscar, directora de ese IVAM pionero entre los centros de arte contemporáneo autonómicos, que el Estado destina 160.000 euros al museo valenciano, mientras al Museo de Arte Contemporáneo de Cataluña, con menos colección y solera, se le traspasan 900.000 euros. Pero ¿por qué? ¿Aquí que está pasando? ¿Tiene prevista doña Mónica Oltra camiseta nueva para esos agravios o cuando le toque gobernar seguiremos tal cual?

El miércoles, en el Astoria, Valencia entera escuchó a Salvador Navarro, presidente de la patronal, pedir a los políticos que unan sus fuerzas, que vayan juntos, que se rebelen  todos de una buena vez, porque el problema, como saben hasta los niños de la Escolanía de la Virgen, ya no es de recortar más, sino de conseguir una financiación autonómica justa y equitativa de inmediato, sin más respingos del Montoro de turno. Que se acabó.

No, la Comunidad Valenciana no puede pasar un ejercicio más con este reparto discriminatorio de dinero. Ni se aguanta el modelo consagrado que Rajoy no se atreve a cambiar por miedo al nacionalismo, ni se puede soportar un mes más ese desdeñoso trato que el Gobierno conservador, idénticamente igual que en su día hizo el socialista, dispensa a los asuntos, problemas, anhelos, aspiraciones y necesidades de los valencianos. Ni un mes más.

“El déficit demuestra la inviabilidad del autogobierno”, decía el miércoles Ximo Puig. La frase, se supone que dicha para la historia, no se entiende si alude a la insolvencia del gabinete Fabra o, antes bien, a la vacuidad de seguir siendo titulares de una autonomía a la que habría que renunciar colegiadamente.

Pero si las encuestas no engañan, ese es el escenario en el que Puig se podría mover pronto con sus colegas nacionalistas y comunistas. O sea que proceden ya las preguntas de calado. ¿De qué va esto? ¿El juego es parchís o póquer? La situación, es verdad, es que nuestra autonomía ha gastado más de lo que podíamos permitirnos. Pero, corrupción aparte, Puig sabe la verdad: cuanto el PP ha hecho entre 1991 y 2009 es intentar compensar, con un loco recurso a la deuda, las inversiones que en justicia nos correspondían, negadas sistemáticamente por González, Aznar, Zapatero y Rajoy durante más de veinte años. De modo que acabemos ya.

(Publicado en “Las Provincias” 2 febrero 2014)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s