Los secretos de San Nicolás

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como en una mina,  trabajan al final de un túnel inundado por una potente luz. Aquí, sin embargo, no hay ruido ni polvo, ni mucho menos golpes o ansiedad. Por el contrario, los especialistas que están restaurando las pinturas de la iglesia de San Nicolás, en Valencia, se valen de la suavidad de algodones, almohadillas y pinceles para ir quitando la suciedad y el polvo de los rostros de los santos y ángeles pintados en el siglo XVII, en el curso de la decoración barroca de un templo construido en el siglo XV.

San Nicolás nos ha desvelado sus secretos. La visita, el recorrido por el andamio donde trabajan los mejores especialistas, ha sido un privilegio. Las nervaduras góticas del templo, estucadas y pintadas cuando cambiaron los gustos decorativos de la sociedad y la Iglesia, quedaban a pocos centímetros de la cabeza de los visitantes. En esa atmósfera, un tanto hermética, se está haciendo el milagro de la puesta en limpio del doble programa de explicación a los fieles, mediante imágenes, adornos, símbolos y una profusa cartelería, de la vida y milagros de los dos santos titulares de la parroquia, Nicolás de Bari y Pedro Mártir. El primero, remoto generador de la leyenda de Santa Claus, con su báculo y su mitra de obispo; el segundo, con el adorno terrible del alfanje que le abrió la cabeza.

Precisamente el mismo día en que se descubría la imagen de la Virgen de los Desamparados, ha sido un privilegio poder visitar los trabajos de restauración  de las pinturas que en la actualidad se están realizando en la iglesia de San Nicolás de Valencia. Las dos obras están siendo financiadas por la Fundación Hortensia Herrero, vinculada a la firma valenciana Mercadona, que también ha puesto en limpio, no hace mucho tiempo, la ermita de Santa Lucía.

La restauración de un gran templo como este requiere del concurso de grandes profesionales. La profesora Pilar Roig y el arquitecto Carlos Campos, en ese caso, capitanean equipos técnicos que son la mejor garantía de éxito. A uno y a otro no les falta el estímulo de Antonio Corbí, un párroco joven y culto, emprendedor, consciente de la necesidad de que esta iglesia brille especialmente. Por el lugar donde está, por los tesoros que encierra y porque es objeto de la especial devoción de miles de valencianos. Cada lunes, y cada día del año. Teniendo allí a San Judas Tadeo, el milagro de recuperar el templo está garantizado.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s