El asesinato del director de “Le Figaro”

entierro de calmette5.- Opiniones divididas

Como la homicida suponía, los periodistas de “Le Figaro” habían obtenido la carta comprometedora de manos de la primera esposa del ministro, que nunca perdonó haber sido sustituida, en el año 1901, por una mujer más joven. Porque Joseph Caillaux, como tantos otros políticos, también cayó en la tentación de convertir en su esposa a la amante de los caprichos ocasionales; y se divorció de su primera mujer sin tener la precaución de destruir o poner a mejor recaudo toda su correspondencia personal.

La suerte, al llegar la primavera de 1914, estaba echada. El director de “Le Figaro” fue enterrado entre muchas lágrimas de cocodrilo y sesudas defensas de la libertad de prensa y del honor de la clase periodística. En cuanto al ministro de Finanzas, presentó de inmediato la dimisión de un Gobierno que, tambaleante, terminó por caerse por completo en el mes de junio de 1914.

Para entonces, el proceso de madame Cailloux estaba abierto con todas sus consecuencias. Y la primera de ellas fue una división en dos de la opinión pública francesa, mientras el resto de la prensa europea jaleaba los detalles de un asunto francés de ribetes picantes. Mucha gente, defensora a ultranza de la libertad de expresión, apoyaba fervientemente que “Le Figaro” hubiera publicado la carta comprometedora. Libertad, caiga quien caiga, a costa de lo que sea, se decían. Otros, sin embargo, defendían el pudor de la intimidad y razonaban que nunca deben airearse papeles que contengan confesiones que unos amantes se hicieron en privado, muchos años atrás, por más que se acompañaran de detalles políticamente comprometedores.

Con todo, la división más grande es la que se formó en torno a la homicida y su delito. Porque estaba acusada de asesinato, con la secuela inmediata de terminar purgando su crimen en la guillotina. Una parte de los franceses creía que ese debería ser su final lógico; pero otros muchos, cada día más, empezaron a atender los argumentos pasionales de una defensa particularmente astuta.

-¿Cómo vais a condenar a esa pobre mujer que todo lo ha hecho por amor a su marido?

(En la imagen, el entierro del director de “Le Figaro” recorre las calles de París)

(Continuará)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en viejas historias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s