El “do de pecho” de Plácido Domingo

20140326_103048“Hay que educar en la música a los jóvenes; que no estén siempre ensimismados en los computers y los aipads”. Así de claro fue ayer el tenor Plácido Domingo, invitado especial al acto de la firma de un convenio por el que Bankia va a poner un millón de euros al servicio de la mejora de la educación musical de los niños y jóvenes valencianos. El acto, que en principio iba a consistir en la firma y la intervención del presidente de Bankia, el presidente de la Federación de Sociedad Musicales y el presidente de la Generalitat, contó con un cuarto protagonista, el tenor que el jueves estrena “Simón Boccanegra” en el Palau de les Arts. Que sin proponérselo dio una verdadera “master class” sobre la enseñanza musical juvenil, el mecenazgo cultural y los valores musicales de la Comunitat Valenciana.

Domingo encantó y encandiló a la audiencia. Señaló que la educación musical escolar debería ser “mandataria”, se refirió a las humildes escuelas de música de países de pocos recursos, como Venezuela, y tras recordar su propio proyecto educativo –Operalia, que lleva veinte años de fructífera experiencia– defendió el valor del aprendizaje musical en una juventud que muchas veces “pierde la comunicación con el exterior a base de estar todo el día con el computer”. Habló de su experiencia en Lliria, de las bandas valencianas y de la presencia de músicos valencianos en las secciones de madera y metal de todas las orquesta del mundo. Se refirió también a una educación musical que “no es fácil, pero que hay que hacer amena y divertida”. Y dijo que música no hay más que buena y mala; que es bueno empezar por la música popular porque luego se llegará a la clásica, en una línea de enseñanza en la que “sin imponer, se entusiasmará al alumno joven”.

No se le podía pedir más a Plácido Domingo, pero todavía lo dio. Su “do de pecho” fue al hablar del mecenazgo, cuando se refirió a la labor de una entidad, Bankia, que está empezando a reconciliarse con la sociedad valenciana. Porque el tenor refirió su experiencia al frente de la Orquesta de Los Ángeles y explicó como “el board recibe ayudas de patrocinadores de entre 75 y 90 años y ahora buscamos a los que tienen entre 35 y 50, que son los de mejor capacidad adquisitiva”. La cultura, después de la crisis, necesita volver, como en Estados Unidos, al mecenazgo; a través de una buena ley que procure descuentos fiscales al que invierte en ayuda de instituciones culturales.

En resumen, que el ya próximo “Simon Boccanegra se presentó con su rostro mejor: el de un caballero culto que, después de una larga experiencia, hizo, quizá sin proponérselo, de mediador entre esa banca herida de muerte que Goirigolzarri resucita y una cultura enferma que necesita grandes dosis de vitaminas.

 

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s