Valencia enloquece con el aviador Galtier

aviador galtier

1914.05.01 galtier piloto cabeza abajo

Ahora hace cien años, por encima de las huelgas, los problemas de la economía y las inquietudes de la política, a los valencianos les maravilló el aviador Galtier. No era la primera vez que se veía despegar aeroplanos de la playa de la Malvarrosa: desde 1910, casi todos los años había exhibiciones y en 1911 incluso hubo uno que se atrevió a partir y aterrizar en las calles de la Exposición Regional. Pero la exhibición del 26 y el 27 de abril de 1914, en la playa, delante del cuartel de Carabineros, tuvo un aliciente especial: este atrevido, este aventurero loco de los aeroplanos, ¡volaba cabeza abajo!

A la maniobra de giro completo que ponía al piloto boca abajo le llamaban “looping de loop” y era un verdadero desafío de la técnica y el valor: un pequeño fallo podía dar con el aviador en el mar o aplastado en la arena de la playa. Como decían las gacetillas publicitarías de los periódicos, que daban la foto del atrevido aeronauta cabeza abajo, era “una fantástica voltereta aérea, que los mismos pájaros no pueden realizar”. Pero Galtier, con su máquina, volaba a ras de tierra y salvaba obstáculos, al tiempo que giraba a derecha e izquierda con gran precisión y “volcaba” su nave, con toda facilidad, a babor o estribor, haciendo incluso tirabuzones.

“La impresión que recibió el público –escribió “Las Provincias” después del ejercicio—es que se ha llegado en la navegación aérea a un dominio casi absoluto”. En total, en su primer día, Galtier hizo, a bordo de su biplano Caudron, dos vuelos de poco más de seis minutos cada uno, y se elevó hasta 700 metros para luego descender y hacer sus atrevidas maniobras  sobre la franja arenosa. Miles de personas siguieron las evoluciones y colapsaron los servicios de tranvía tras el espectáculo: unos lo siguieron cerca, desde la tribuna de autoridades, otros, de pago, abarrotaron los espacios acotados cerca de la pista de despegue y vuelo; cientos más, en fin, vieron a Galtier de lejos, sin pagar, desde la extensión entera de la playa, donde también se vieron muchos automóviles. Pero era el espectáculo de la técnica lo que fascinaba, el desafío del futuro. Para el inicio de la I Guerra Mundial faltaban poco más de dos meses…

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en viejas historias y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s