Universidades insostenibles

patio de la universidad¿Cuántos años más suponemos que será posible sostener un sistema universitario en el que la Generalitat invierte 7.500 euros al año para costear la formación de cada uno de los estudiantes? ¿Cuántos años más estaremos en España en otra galaxia, fuera del realismo que impera en casi todas las universidades del mundo? La Generalidad Valenciana invierte cada año 800 millones de euros en el sistema público universitario, como es su obligación. Pero no tiene forma alguna de controlar, intervenir y mucho menos moderar el gasto de las universidades. Y desde luego, siendo como es el que paga, no hay ni que pensar en que pueda intervenir en el nombramiento de un rector o de un gerente que aminore los gastos.

Ayer, después de largos meses de tensiones, los consellers Moragues y Catalá llegaron a un acuerdo con las universidades públicas valencianas y sentaron las bases de un convenio por el que se hará efectivo el pago de la llamada “deuda histórica”, la acumulada en los últimos años a causa de la grave situación financiera de nuestra autonomía. Tras la reunión, se informó que el Consell, entre los años 2013 y 2014, ha pagado 1.085 millones de euros a unas universidades públicas que –no hay más que verlo– han seguido fuera de la onda de austeridad que grandes sectores de la sociedad asumían obligatoriamente.

Parece obligado decirlo. Como parece necesario señalar también que la Generalitat es, en este caso, pagana de una situación que debería estar controlando el Gobierno con sus prometidas reformas. En efecto, cuando la temporada política termina, seguimos a la espera de que, en el octavo año de la crisis, vaya cambiando el generoso panorama universitario español. Las muy apetitosas jubilaciones anticipadas que se permitieron cuando ya había crisis, causa de cargas nada pequeñas en el sistema de la Seguridad Social, es verdad que ya no existen. Pero hay mil indicios, mil testimonios, que indican que en las universidades públicas se maneja el dinero con una alegría que no pueda darse en la universidad privada y, mucho menos, en cualquier empresa sometida a la crisis.

La Universidad pública no sabe qué ha sido el rigor de la crisis. Y durante los últimos años de mengua demográfica, cuando está perdiendo a chorros alumnos que se le van a las aulas privadas, sigue sin enterarse, sin hacer esos recortes de plantilla del veinte o el treinta por ciento del personal que han hecho empresas de todo tipo. Sin embargo, el Gobierno no se ha atrevido a aplicar las reformas precisas: concentración de instituciones, menor tamaño, una poda de costes de todo tipo y, desde luego, una productividad muy aumentada en los docentes, son, en el anhelo de la mayoría de la gente, las reformas que debíamos haber esperado de un ministro como Wert cuyos bríos iniciales nadie ve a estas horas.

Por descontado, la sociedad española, empezando por los medios de comunicación, no ha abordado, ni de lejos, el asunto de los costes reales de la educación universitaria. La demagogia se impuso en cuanto se barruntó un posible recorte en las becas y cada estudiante –incluso los que van a clase a chatear o escuchar música, sin hacer ni caso a los docentes— cuesta 7.500 euros que salen de los impuestos generales. Pero la sociedad y la política se resisten a un cambio. Nadie quiere plantear una ventanilla de  costes reales y, a renglón seguido, aplicar un sistema de préstamos retornables a largo plazo; y un sistema de becas basado en los modelos universales: se ayuda a los alumnos de excelente rendimiento académico que no tienen recursos económicos. Y se procura, claro está, que el alumno pueda trabajar en la propia universidad para pagarse los estudios, un sistema que se aplica en las universidades del mundo que cuestan por encima de 25.000 dólares al año solo de matrícula.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s