La Universitat y Vicent Ferrer

vicente ferrer ribalta hermitageNo hace muchas semanas, en una entrevista que le hizo el diario “Levante” el exrector de la Universitat Estudi General, Ramón Lapiedra, mostraba su arrepentimiento, hay que entender que sincero, por haber propiciado en su día la retirada del símbolo de la Virgen del escudo de la institución académica, en una reforma heráldica que sin duda iba contra la historia y la tradición. Ahora, sin embargo, leemos que se ha suspendido un acto público en el que la Universidad iba a ser marco de un homenaje a Sant Vicent Ferrer, como promotor que fue en su momento del nacimiento de la propia Universidad. Personas o grupos no determinados han presionado sobre la institución, han recordado la naturaleza laica y aconfesional que debe tener en todas sus manifestaciones, e incluso han llegado a insinuar amenazas de boicot al acto, previsto para el 2 de diciembre. Todo ello ha determinado, por prudencia, la suspensión del acto, que podría celebrarse en otro día y lugar. El Capítulo de Cavallers Jurats de Sant Vicent Ferrer, en su página web, ha insertado un comunicado en el que informa que “la Universitat acordó suspender el acto, dando las explicaciones pertinentes al Capítulo y comunicándole que la Universitat no renuncia a la realización de un acto académico en torno a la figura de San Vicente Ferrer, cuya celebración se anunciará oportunamente y para la cual se contará con el Capítulo de Caballeros Jurados de San Vicente Ferrer”

     En la ceremonia, que según el programa iba a tener un evidente sesgo académico y cultural, proyectaban intervenir el catedrático José Francisco Ballester Olmos en nombre del Capítulo; Miguel Navarro Sorni, catedrático de Historia de la Iglesia en la Facultad de Teología y el vicerrector de Cultura de la propia Universitat, Antonio Ariño Villarroya. Ni que decir tiene que estábamos ante un acto de cultura, de historia y conocimiento, de profundización en las raíces de nuestra identidad valenciana, que en nada se iba a confundir con una ceremonia religiosa. Pero ese es el muy triste panorama en el que nos movemos, a sabiendas de que la prudencia y el buen hacer intelectual siempre van a estar al lado de las personas cultas, que cederán en aras de la concordia. Mientras tanto, nos quedaremos sin conocer a los que no aprueban la asignatura de la tolerancia.

En la imagen, Vicente Ferrer predicando, pintura de Ribalta en el Hermitage.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s