LLuvia de regalos para la princesa Fabiola

boda 2Desde el 16 de septiembre de 1960, fecha en que el rey Balduino de los belgas anunció oficialmente su compromiso de boda con la aristócrata española Fabiola de Mora y Aragón, España entera fue protagonista de una verdadera carrera de halagos, regalos y cortesías oficiales, que cobró cien formas diversas. La boda, fijada para el 15 de diciembre, suscitó el interés de millones de europeos, entre los que los españoles vibraban de forma muy especial, por el origen de la novia. En ese clima, como no podía ser de otro modo, el genio artístico valenciano brilló muy especialmente.

Hay quien afirma que el género que hoy conocemos como “prensa del corazón” nació en torno a la boda del 08 fabiolarey Balduino y la joven Fabiola de Mora, a finales del año 1960. Y aunque no es enteramente cierto, porque el género y las publicaciones especializadas en alta sociedad y realeza existían desde hace décadas, lo bien cierto es que el acontecimiento fue un gran banco de pruebas para los especialistas y un potente estímulo para las ventas. Con todo, esa boda real fue de gran importancia para la televisión, que en torno a ella hizo la primera gran prueba de Eurovisión, el sistema de conexión europea en cadena de una retransmisión especial. En el caso español, la televisión, que apenas llevaba tres o cuatro años de vida en ámbitos de recepción muy restringidos, dio un gran salto de popularidad: miles, millones de personas vieron la boda en casa de vecinos y, sobre todo, en los escaparates. Porque las tiendas especializadas, y otros muchos comercios de todo tipo, pusieron en exhibición aparatos de televisión que retransmitieron la ceremonia.

Tanta fue la expectación, que el 15 de diciembre se notó un parón en la actividad general, propiciado por el cierre de no pocos colegios. Sin embargo, el goteo de noticias que daban cuenta de emoción, felicitaciones a los novios o regalos de todo tipo a la pareja hay que seguirlo en el día a día desde el momento mismo en que se anunció la personalidad de la novia, se dio a conocer su biografía y la familia abrió las puertas de su casa madrileña de la calle de Zurbano para dar a conocer la intimidad y el ambiente en que Fabiola se había hecho mujer. Lo primero que se supo es que la futura reina escribía relatos, bonitos cuentos infantiles, ocupación que se consideró muy adecuada y que ayudó a perfilar una personalidad bondadosa, paciente y tierna. Pero poco después empezó el desfile de los regalos: en efecto, si el general Franco envió una hermosa diadema de brillantes a la desposada, la madre de la novia quiso obsequiar a su yerno con un busto de la prometida. Y la escultura le fue encargada a un artista valenciano, Ramón Mateu Montesinos, escultor académico de prestigio, conocido ya del rey Balduino y autor del busto de Luis Vives que tenemos en la plaza valenciana de Brujas, junto a los Santos Juanes, y también en la ciudad de Brujas, donde el filósofo valenciano vivió.

Mateu, entrevistado por Jaime Peñafiel, que hacía sus primeras armas en el género principesco, hablaba de la sencillez y bondad de la retratada, que no podía atender todas las llamadas que llegaban a su hogar durante los cinco días de posado escultórico. Fabiola tuvo que ir al estudio del escultor, al pasaje del Obispo, en el viejo Madrid, para encontrar la tranquilidad artística. Entre admiraciones, Peñafiel venía a decir que el valenciano había captado el alma de la princesa, que también había ido a posar al estudio de otro gran artista de nuestra tierra, el venerable Manuel Benedito. El pintor, discípulo de Sorolla, había pasado la barrera de los 85 años y, unos meses antes, había regalado al alcalde Rincón de Arellano tres obras magistrales. Fabiola de Mora posó para él, como habían hecho antes docenas de damas de la aristocracia madrileña. Con todo, aun fue más emotiva la noticia de la entrega de un precioso abanico calado, de marquetería blanca, con los retratos de los novios pintado en el país, obra en la que el Gremio de Artistas Abaniqueros de Valencia había puesto lo mejor de su saber hacer.

 La primorosa obra fue entregada el vizconde de Berryer, embajador de Bélgica en Madrid, en el curso de una entrevista protocolaria en la legación diplomática, que la hizo llegar en su momento hasta el palacio real de Bruselas. Pero en modo alguno ese regalo fue solo: desde tierras valencianas llovieron las iniciativas y los obsequios. Y el de doña Inés Merechal de Hennan, una súbdita belga que envió a la desposada un corte de traje de seda natural, no fue la más modesta.

20 KILOS DE FLOR DE AZAHAR PARA UNA REINA.- Una novia necesita flores de azahar y en Valencia abundan los naranjos. En pocos días, los naranjales valencianos, a través de los mejores cosecheros y floristas, reunieron el mejor regalo para la boda de una reina y se las ingeniaron para que la mercancía llegara a Bruselas sin perder un ápice de lozanía. Veinte kilos de flor de azahar se reunieron, para ser embarcados en un avión especial. Procedía de los mejores huertos de Algemesí, Benifairó de les Valls y Moncada. Y tenía como finalidad adornar de arriba abajo el templo de Santa Gúdula, donde tuvo lugar la ceremonia oficial. La flor que sobró, que fue bastante, fue entregado por la embajada a capillas y sagrarios de la capital; y depositado en la tumba de Isabel Clara Eugenia, la hija de Felipe II, que fue gobernadora de los Países Bajos. En cuanto al ramo de la novia, también de azahar valenciano, fue llevado ex profeso por una florista valenciana que viajó en tren hasta Bruselas. Ni que decir tiene que la reina agradeció al alcalde de la ciudad tan delicados presentes; y que los valencianos se emocionaron al conocer tan singular gesto de la novia.

(Francisco Pérez Puche. “Las Provincias”. 20 de noviembre de 2010)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s