La Valencia optimista de hace 50 años

1964 el nuevo talgo a madrid
La Valencia de 1964, no se puede negar, estaba en una de esas fases en las que el Gobierno de Madrid, cosa rara, parecía estar de cara. Al alcalde Rincón de Arellano, que lo confesó años después, le costó lo suyo vencer las tradicionales resistencias y hacer que las decisiones de inversión nos fueran favorables. La presencia en áreas del Gobierno de un valenciano ejerciente, Vicente Mortes Alfonso (1921-1991), que 1964 firma de la venta de terrenos para la nueva feriapor entonces era subsecretario de Obras Públicas, hizo que numerosos proyectos de futuro, de los que en realidad aún estamos viviendo medio siglo después, comenzaran a desarrollarse. Mortes y Rincón, en efecto, impulsaron, en 1964, el campo de golf del Saler y el parador de Turismo. Las Cortes modificaron, a primeros de diciembre, la Ley de 1911 por la que la ciudad había recibido del Estado la Albufera y la Dehesa para 1964 estreno de Franco ese hombrepoder devolver al Estado el suelo necesario en una zona que se proyectaba urbanizar. El ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga, estuvo cazando en la Albufera el 17 de noviembre y visitó las obras iniciales del nuevo Parador.

El 11 de diciembre de 1964 se puso en marcha otra operación inmobiliaria singular: el gobernador militar de Valencia firmó la compraventa de unos terrenos en la zona de Las Carolinas, cercana a Paterna, que habría de ser la nueva sede de la Feria Muestrario de Valencia. Casi 200.000 metros cuadrados fueron de la ciudad por 10 millones de pesetas. El objetivo era celebrar la Feria del Mueble de 1966 en las nuevas instalaciones y abandonar las de la Alameda, esquina a General Elío, que se transformarían con el tiempo en edificios dedicados a viviendas. El 30 de diciembre de 1964 se firmó un convenio –ahora de enorme actualidad jurídica— por el que se regulaban las relaciones futuras entre el Ayuntamiento y la institución ferial valenciana. Las instalaciones serían de propiedad municipal y serían cedidas a la Feria durante 50 años, precisamente.

Con todo, había en el ambiente otras notables noticias positivas. El acceso a Madrid de la carretera Valencia-Madrid se había mejorado hasta recibir el título de autopista. El 19 de diciembre, además, comenzó a funcionar entre Valencia y Madrid un tren Talgo que reducía el viaje a “tan solo” cinco horas y media. En ese clima optimista, y de reconocimiento del Gobierno, el 30 de noviembre se estrenó, en el cine Lys, la película “Franco ese hombre”, de Saénz de Heredia. Ni que decir que las primeras autoridades asistieron al estreno. Unas semanas después, al tiempo que se inauguraba la iluminación especial de Navidad en la plaza del Caudillo y alrededores, comenzó a ondear la bandera nacional en un mástil de 25 metros de altura especialmente instalado para la ocasión. Es decir que el que hace unos meses preside una de las rotondas de la orilla izquierda del Turia por iniciativa municipal… no es el primero. (En las imágenes, el Talgo de Madrid, la firma de la venta de suelo para la nueva Feria y el estreno de “Franco ese hombre”)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s