Carnaval de 1915, una sonrisa frente a la crisis

1915.02.00 la esfera pareja de carnaval“Toda persona que use disfraz, de cualquier clase, con o sin careta, de día o de noche, en todo el término municipal, deberá ir provista de la correspondiente licencia, que llevará prendida en lugar bien visible. Estas licencias constarán 25 céntimos cada día (excepto los varones disfrazados de bebé, que deberán pagar 25 pesetas). La Guardia municipal denunciará los contraventores, quienes incurrirán en el pago del duplo del valor de la licencia, aparte la multa a que pueda haber lugar”. Así se explicaban las disposiciones municipales dictadas en febrero de 1915 como complemento del bando anual sobre Carnavales. Las licencias se vendían los tres días de Carnaval, tanto en el Ayuntamiento, como en la casa del repeso, y en la casa de Socorro de la Glorieta y antigua de la calle de Serranos. Se podía adquirir a todas horas del día y de la noche, hasta las 23 horas. Para acudir al desfile de coches de la Alameda había que pagar tres pesetas por jinete y un duro por coche, siendo preceptivo que la licencia se exhibiera en el ojal del caballista o en el látigo del cochero. Había también precios establecidos para las licencias de los coches que vinieran de fuera de Valencia, para las estudiantinas que no hicieran cuestación benéfica (30 pesetas). Las comparsas y murgas debían satisfacer 100 pesetas para su licencia, “excepto las de ciegos y pobres de solemnidad”.

Pese a los problemas derivados de la Guerra Mundial, entre los que sobresalían la dura crisis de los sectores naranjero y arrocero, así como un aumento grave del paro y un alza generalizada de las subsistencias, los Carnavales de 1915 se puede decir que fueron muy animados. Los valencianos, una vez más, plantaron cara a los problemas y aprovecharon cualquier resquicio de fiesta. El 11 de febrero se celebró el primer baile de máscaras, el del “Jueves Gordo” en muchas sociedades y centros recreativos. El Micalet, Los XX, la Asociación de Obreros, la Mutua de Empleados de Escritorio, y desde luego el Círculo de Bellas Artes, que convocaba sus funciones en el Trianon Palace, y el Ateneo Mercantil, que alquilaba el Teatro Principal, tuvieron gran concurrencia a sus respectivos bailes. (Ilustración de “La Esfera”. Febrero de 1915)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Carnaval de 1915, una sonrisa frente a la crisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s