Siguiente escala, Mequinenza

IMGP0135El embalse de Mequinenza aguarda ahora la avenida del río Ebro. Se trata de un pantano de unos 110 kilómetros de cola, que sigue los viejos meandros del río y forma unas riberas hermosas, en realidad 500 kilómetros de costa, donde hay mucha explotación deportiva y turística. El embalse de Mequinenza es famoso entre los pescadores porque allí habita el enorme siluro. Y odiado por los agricultores porque allí arraigó el peligroso mejillón-cebra. El embalse de Mequinenza tiene una capacidad enorme, de más de 1.500 millones de metros cúbicos. Pero ayer ya estaba lleno al 95 %, de modo que está teniendo que desaguar, forzosamente, y tendrá que hacerlo con más volumen para poder recibir todo lo que se le viene encima. Igual habrán de hacer las presas de Ribarroja y Flix, situadas aguas abajo, ya en Cataluña, que es la región que ahora va a recibir la huella del padre Ebro, hinchado por el deshielo y las fuertes lluvias.

Mientras todo esto pasa, la protesta de los agricultores ha subido de tono. Quieren ayudas y compensaciones por las pérdidas y quieren, sobre todo, que se drague el río, que se le meta mano en serio, con firmeza, para evitar que con caudales realmente no muy extremos esté produciendo efectos más devastadores. Ayer daba lástima ver en televisión a la joven ministra de Agricultura (y Medio Ambiente) partida en dos en defensa de los agricultores… pero sin dejar de atender el gran temor que los políticos profesan a los ecologistas de gabinete que viven desde la teoría los problemas reales de los ríos, los campos y los suelos. La ministra llegó a aludir a la posibilidad de forzar el máximo de lo que la ley permita y actuar… quizá cortando unos cañaverales o clareando una chopera. Los agricultores, aunque los medios informativos siguen siendo en exceso prudentes, lo que quieren es algo impensable: que se le construya al río un verdadero cauce artificial, un gran canal del que le sea imposible salir. (La solución, mañana)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s