García Asensio: dirigir lo irrepetible

Celibidache-1El maestro Enrique García Asensio cree firmemente en lo que un día le enseñó su maestro, Sergiu Celibidache: un sonido, o una sinfonía, son un hecho irrepetible. Aunque los mismos músicos se enfrenten a la misma partitura dos veces seguidas, es imposible que su interpretación, su creación musical y artística, sea la misma. Basta que haga calor o frío en la sala, basta con que el auditorio esté lleno o a medio llenar, para que la música suene de modo distinto. Todo eso, sin contar con que la música, el producto intangible final, a la hora de la verdad, será el fruto impredecible de la suma de ochenta sensibilidades distintas… de ochenta o cien modos diversos de leer lo que escribió en un papel un compositor perdido en el tiempo.

    Disciplina, coordinación, orden, lógica, sensibilidad, afecto, capacidad de convicción… Todo eso, más un vasto conocimiento musical, será preciso para que una persona, el director de orquesta, aborde un oficio que en principio se antoja imposible: el de dirigir, el de aunar en una sola inteligencia, en una misma sensibilidad, el trabajo musical de los intérpretes de la partitura que van a sentarse para producir un hecho cultural irrepetible. “Y cuando has trabajado mucho y crees que lo has aprendido todo, estás al 45 %. Porque el resto te lo tiene que dar Dios…”, dijo el maestro al cerrar la conferencia magistral sobre dirección de orquesta que dio ayer tarde en el Consell Valencià de Cultura, dentro de los actos que está organizando la Academia de la Música Valenciana que preside el maestro Bernardo Adam Ferrero.

     García Asensio lleva más de cincuenta años en el podio, ha trabajado con docenas de orquestas, ha conocido un centenar de países y ha estado dispuesto a hacer música tanto en el Teatro Real como en una humilde cancha de baloncesto. El músico valenciano lo ha visto casi todo, pero no se cansa; sigue siendo dueño de un estilo intelectual y artístico, de un talante, que le obliga a seguir aprendiendo mientras pone a disposición de quien quiera oírle, profesional de la música o no, lo mejor de su experiencia y conocimiento. Y su gran capacidad para hacer entender la que probablemente es una de las profesiones más difíciles de comprender por quienes, en la butaca de un auditorio, o en casa con unos auriculares, nos sumergimos en el mágico mundo de la música.

En la foto, el maestro con Sergiu Celibidache, en los sesenta.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s