Cuando estalla el volcán

Volcan-CalbucoCuando estalla un volcán es cuando te percatas: el asunto siempre anda por debajo, donde todo se mueve mientras tú vas a la tuyo. Presiones, desplazamientos, empujes, fuerzas, derrumbes… Y repentinamente, por Chile o por Alaska, por esta o aquella redacción, el estallido, el tapón que salta. Una vez es Pedro J. Ramírez, que causa gran sensación; otra es el director de El País, o el de un oscuro diario de provincias, de papel o digital, que no trasciende a las redes sociales. Ahora, con apenas 450 días de servicio a la empresa, se ha cambiado al director de El Mundo. Las presiones interactúan. Unas son políticas, otra son financieras. Los periódicos nacieron para ser incómodos pero es muy difícil medir los grados de esa incomodidad. De modo que saltan las válvulas, se disparan los tapones… Se cambia al director y se vuelve a empezar sin encontrar la solución. Pasa mucho. Y en los años electorales, muchísimo.

La prensa clásica, la de papel, está sumida en su propia crisis desde mucho antes de que se le echaran encima, aplastantes, la crisis financiera, la económica y la política. La prensa española se debate, desde hace una década, en si debe cobrar o no por sus versiones digitales: los que lo intentan, no tienen el éxito esperado; los que no lo intentan, siguen sufriendo entre actrices con poca ropa y personajes de la farándula que se cuelgan como reclamo. No se encuentra el camino, no hay fórmulas mágicas, salvo el recurso de la resistencia, el abaratamiento del material humano, el ensayo de grandes proyectos digitales, casi siempre rellenos de publicidad barata que invade la pantalla. Todo, probablemente, va a ser lo mismo un mes después.

 El nuevo director de El Mundo, David Jiménez, era un ejemplo del periodismo que se recuerda con nostalgia pero que está muriendo: reporterismo vivo, periodismo de primera mano, un oficio cada vez más caro, más complicado y estrecho. Cuando le han llamado había decidido dejar ya esa senda, porque 17 años seguidos agotan, y hacer un curso en Harvard, donde se supone que se cuece lo más nuevo, lo que nos dará luces renovadas y nos salvará de la muerte anunciada del papel. Porque el caso es ese, que todos dicen que adoran las noticias y los artículos impresos en papel pero las ventas, ay, no dicen lo mismo ni de lejos.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s