Sudoku

urna-votos-377x250

(Publicado en “Las Provincias” del 22 de diciembre de 2015)

  • La gran coalición en defensa de la Constitución, más que una oportunidad es ya una obligación

En días, cuanto antes mejor, la política española está obligada a encontrar una solución inteligente y eficaz al difícil Sudoku que los electores, llevados por la moda y la superficialidad, han construido con las urnas. Hasta el 13 de enero no estará constituido nuestro parlamento, una excentricidad española que debería ser la primera de las costumbres políticas españolas llamadas a desaparecer. Observar cómo Portugal o Grecia resuelven problemas así en no más de tres días, mueve a sonrojo; pero así nos han mantenido gobiernos incapaces de establecer, por ejemplo, una norma electoral con segunda vuelta que ahora nos vendría de perlas.

Hay mucha, mucha prisa: la ONU está esperando  nuestra incorporación a la guerra contra el yihadismo; los mercados cuentan por minutos la prima de riesgo; Europa necesita saber hasta dónde se desplaza el péndulo y las inversiones que estaban llegando a lomos de la recuperación económica esperan ver quién es el inquilino de la Moncloa. El que haya votado por votar algo, el que no se haya tomado muy en serio lo que hacía, debe saber que todos esos factores están aguardando más allá de los gravísimos problemas que ya teníamos en España, donde una región se quiere segregar y otras dos, insolidarias por ley, imposibilitan encontrar soluciones de financiación regional equilibradas.

Dicen que el escenario que han dejado las elecciones es el peor que se podía imaginar e incluso se habla abiertamente, desde el primer minuto, de la posibilidad de unas nuevas elecciones, en primavera, ante el riesgo de ingobernabilidad de España. Pronto veremos si esos augurios se confirman. Y pronto veremos si Ciudadanos toma conciencia de lo que es y favorece un gobierno de centro derecha; o si el socialismo español se echa en manos de Podemos como hizo en junio, en la Comunitat Valenciana, el PSPV-PSOE. Aquello, ahora se puede decir, sí que fue un ejercicio deliberado de “suicidio político” del señor Puig, que bien pronto va a ver las consecuencias de sus torpezas y errores.

En todo caso, el Sudoku no es imposible de resolver. Desde que la crisis nos sacudió en el año 2008, la política española, y con ella todos los electores, hemos estado desaprovechando el tiempo y las oportunidades que nos brindaba la saludable colaboración de los dos grandes partidos, PSOE y PP. Perdimos el tiempo y nos lesionamos tras los atentados de Madrid de 2004; lo volvimos a perder en varias oportunidades, durante ocho años de insufrible crisis que quizá hubiera sido solo cuatro si el pacto que reformó la Constitución se hubiera aprovechado mejor. Y desde luego, se ha perdido el tiempo y la ocasión, en los principales ayuntamientos y en la Generalitat, cuando PP, Ciudadanos y PSOE han perdido la oportunidad de defender la Constitución e impedir que se instalen en las instituciones los antisistema, aliados al nacionalismo catalanista y el izquierdismo radical. Ahora, con Cataluña y la Constitución en primer plano, esa solución, más que sentido u oportunidad, empieza a tener carácter obligatorio.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s