San Diego: cien años de la inundación de Hatfield

dec0301hatfield343141_001_t837La ciudad de San Diego, en California, está recordando estos días la terrible inundación que padeció hace 100 años, a partir de un temporal de lluvias especialmente furioso que comenzó el 27 de enero de 1916. Como Valencia misma, San Diego, es famosa por la escasez de lluvia que castiga a su agricultura, donde siempre han abundado los cítricos, pero también por las violentas situaciones de temporal que con frecuencia provocan riadas y desastres. En la del año 1916 hubo 22 muertos, gravísimos daños en puentes, carreteras y vías férreas, y daños en miles de viviendas y comercios; porque en la calle principal de la ciudad el agua superó el metro de altura…

Lo curioso de la inundación de 1916, sin embargo, es que, en teoría fue “fabricada” por Charles Hartfield (1875-1958), un supuesto técnico que se hizo famoso en Estados Unidos, a principios de siglo, como “hacedor” o fabricante de lluvia. Sus experimentos, sus viajes por la geografía más seca del país, las generosas ofertas que hacía a los alcaldes y los gobernadores, se hicieron más famosos en el país que los cohetes que tiraba a las nubes o los depósitos que levantaba sobre 0602_MissionValley-1916recias patas de madera para “atraer” el agua que los campos necesitaba.

En el caso de San Diego, Hartfield, después de muchas pruebas y experimentos, consiguió que las autoridades de San Diego le firmaran un contrato en noviembre de 1915. La ciudad estaba tan desesperada por la falta de agua, los agricultores andaban tan agobiados, que cualquier esperanza era buena. De modo que el alcalde prometió 10.000 dólares al visionario fabricante de gotas si en cuatro semanas llenaba el Lago Moreno, que era la represa de la que surtía la ciudad de San Diego y su valle. La historia posterior ya es conocida: la furiosa “gota fría” desbordó las presas de la ciudad, incluidas las de Agua Dulce y Otay. Pero cuando Hatfield se dirigió al Ayuntamiento para cobrar sus 10.000 dólares, el alcalde, abatido, le invitó a hacerse cargo de los daños de la riada que había causado, valorados en varios millones de dólares.

 “The Rainmaker” es el título original de una película norteamericana (1956), que aquí se llamó “El farsante”; Burt Lancaster y Katherine Hepburn fueron los principales protagonistas. El auténtico Hatfield estuvo especialmente invitado al estreno. Y desde entonces, en San Diego, es especialmente conocida una canción que recuerda: “Oh Mister Hatfield, you’ve been good to us: /You’ve made it rain in ways promiscuous!/ From Saugus down to San Diego’s Bay / They bless you for the rains of yesterday”.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s