Ducado de Valencia: un título que solo es del rey

 

Ramon_Maria_NarvaezLa joven pintora y publicista Abigail Narváez Rodríguez-Arias, nacida en Cáceres en 1972, ha accedido al ducado de Valencia, del que ya es titular, porque las instituciones valencianas no han estado tan atentas y reticentes como cuando su padre, Juan Narváez, accedió al mismo título nobiliario en el año 2007. En aquella ocasión, tanto los Cronistas del Reino como el Ayuntamiento de Valencia, la Real Sociedad de Amigos del País, el Consell Valenciá de Cultura y otros especialistas en heráldica se opusieron a la sucesión en un título que había decaído en el año 1993 pero que, sin embargo, fue rehabilitado en favor de la abuela de la actual titular.

La razón de esta oposición es sencilla y en su día la defendió, dentro de la Asociación de Cronistas del Reino el duquesa de valenciaespecialista Pere María Orts, cronista de Benidorm: las ciudades reales, las ciudades adscritas directamente a la Corona, no pueden, ya no podían en tiempos forales, ser objeto de título nobiliario. Los expertos señalan que el rey Pere II el Ceremonioso, en 1377, dejó establecido que,  “…la coronada ciudad de Valencia no puede tener más señor que el rey, sin que nadie pueda separarla de la real corona ni de derecho, ni de hecho, ni tan siquiera figurada o simbólicamente. En ese sentido, entre la persona titular de la real corona y la ciudad y Reino de Valencia no puede interponerse otra dignidad que signifique señorío alguno…” Pere María Orts llegó a calificar como “iniquidad” que alguien, aparte de un rey, llevara el título de Valencia.

Todo esto, claro está, le tuvo sin cuidado a Isabel II, que en 1847 agradeció el gesto del general Narváez, que en 1843, junto con otros militares, hizo algo desgraciadamente normal en el siglo XIX, que fue pronunciarse y vencer en política poniéndose al frente del Ejército y, en defensa de las opciones moderadas, combatir la imposición política de otro militar, el general Espartero. Este último, “El espadón de Loja”, representante de la opción exaltada o progresista, había logrado ser regente del Reino tras forzar la abdicación de la regente doña María Cristina.

Casi todo lo ocurrido en esos episodios –abdicación y salida de la regente, llegada triunfal de Espartero, desembarco de Narváez en España, regreso de la regente exiliada en Paris—ocurrió en Valencia, en el palacio de Cervellón en concreto. De modo que el general Narváez, que propició un razonable tiempo de paz y una nueva Constitución moderada, obtuvo un premio real –el ducado de Valencia—que desde el punto de vista de la heráldica es una incorrección a la que Valencia debería haberse opuesto de nuevo en 2015, cuando gestionó el título la señora que –aquí se puede decir correctamente— ya lo detenta.

Por cierto que Valencia también fue premiada por la jovencita Isabel II y su madre, la regente. Su afecto a la Corona tuvo como recompensa la posibilidad de usar el título de “Magnífica” y de poner 16 banderas desplegadas como orla de su escudo.

Imágenes.- El general Narváez retratado en la Lonja por Vicente López (Museo de Bellas Artes de Valencia) y Abigail Narváez, heredera actual del título.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en viejas historias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s