Cuatrocientos euros… y algo más

 

20160409_130507Cuatrocientos euros impiden, oficialmente, que el público pueda visitar  el Alto Horno número 2 de Sagunto, una joya del patrimonio industrial que en su día fue rescatada de la ruina y que tras años de esfuerzo se reconstruyó y adaptó para visitas didácticas. Cuatrocientos euros, al menos, es lo que vale el recibo del segundo semestre de 2016 de un  seguro de responsabilidad civil que es preciso suscribir para tener a cubierto los problemas que pudieran derivarse de las visitas, especialmente las de los muchos escolares que recorrían la instalación.

El cartel que vemos en la foto, ubicado en diciembre de 2015, dice que “por circunstancias ajenas a esta gerencia, 20160409_130343nos vemos obligados a cancelar temporalmente las visitas al Horno Alto. En el momento que dichas circunstancias estén subsanadas se reanudarán las mismas”. Pero el pasado sábado, 8 de abril, no se había solventado los problemas y el centro de interpretación, visitable, sobre todo, mediante el sistema de reserva y cita concertada, seguía cerrado al público.

Este horno alto reconstruido y adaptado es uno de los tres que históricamente funcionaron en Puerto de Sagunto desde el año 1922. Si las instalaciones fabriles desaparecieron, el Horno se salvó, fue reconstruido y, desde el 1999, fue objeto de una compleja y larga campaña de fomento del interés por el Patrimonio Industrial que derivó en la colaboración de las tres administraciones –regional, provincial y local—para invertir unos tres millones de euros. En mayo de 2012, el centro de interpretación abrió al público sus puertas, lo que permitió que el proyecto recibiera el máximo galardón europeo, el premio Europa Nostra de Patrimonio que organiza la Comisión Europea y la ONG Europa Nostra, presidida por el tenor Plácido Domingo.

Las visitas, sin embargo, se interrumpieron en diciembre y no falta quien sitúa el impago de esos 400 euros que le faltan a la fundación a la tradicional tensión entre Sagunto y el Puerto, donde hay ciudadanos partidarios de una segregación municipal. En concreto se quiere interpretar, no se sabe con qué apoyaturas, que el nuevo Ayuntamiento, presidido por un alcalde de Compromis, no ve con buenos ojos la instalación fabril porque son otros sus intereses culturales y no pasan por el Puerto. Desde el Ayuntamiento se indica que los pagos están al corriente pero que la Fundación que rige los destinos del Horno Alto no está al tanto de sus obligaciones fiscales, por lo que no ha podido recibir la entrega municipal.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s