Los misterios del viejo cauce.- El botánico Cavanilles, contra la Marina

1893 TRASLADO DE TRONCOS DESDE ADEMU HASTA MISLATAVicente Vidal Corella escribió que la última maderada bajó por el río Turia en el año 1867. “Las Provincias”, en un reportaje de 1933, afirmaba que las maderadas que llegaban hasta el puente de San José “aún las han conocido las personas de edad avanzada”. Pero más allá de averiguar cuál fue la última que vieron los valencianos, y sobre todo cómo era la llegada de madera a la ciudad clásica, quizá lo primero que hay que recordar es que una buena parte de los bosques de la Serranía de Cuenca, y del Rincón de Ademuz, eran de la Corona y estaban asignados a la Marina.

Samuel Rubio Herrero, en su libro “Montes y gancheros de la comarca del Rincón de Ademuz”, nos recuerda que el 31 de enero 1748 el rey Fernando VI firmó una “Ordenanzas para la conservación y aumento de los montes de la Marina”, que estableció cómo regular la protección de bosques cuyos mejores ejemplares se reservaban para la construcción de buques de la Armada. Los bosques de Ademuz, de ese modo, quedaron bajo la jurisdicción del Intendente de Marina de Cartagena y de sus veedores, que recorrían los bosques ordenando –se marcaban especialmente— los ejemplares de pino, carrasca o sabina que se debía cortar.

Ni que decir tiene que los ayuntamientos no podían tocar un solo árbol y que los campesinos que lo hacían podían terminar en prisión. En materia de arbolado, pues, las gentes que nacían en la montaña, los expertos en maderas y bosques, se veían limitados a ser jornaleros en la tala, la saca y transporte fluvial de la madera. El primero en protestar y señalar que ese sistema de reserva para la Armada era una torpeza fue el botánico Antonio José de Cavanilles. Samuel Rubio lo subraya especialmente en su libro. Y realmente fue un gran mérito de nuestro viajero, porque Cavanilles, cuando pasó por el Rincón de Ademuz y luego escribió su libro “Observaciones”, estaba haciendo un informe dirigido a la Corona y aún no habían pasado ni 50 años de la ordenanza de control de bosques dada por Fernando VI.

Cavanilles dice que donde estaba el sello del Comisario de Marina, “nadie puede cortar la menor rama, ni menos romper porción alguna”. Y afirma que lo que se podían ver era árboles de poco porte, ubicados “en un suelo ingrato o nada favorable”, así como carrascas “siempre enanas y solamente útiles para rayos de rueda”. Con valentía, el botánico valenciano fue al grano en su informe: “Debería proceder la Marina—afirma—a un serio examen de terrenos antes de prohibir el cultivo y pastos, y aquella cantidad que se juzgue necesaria para el real servicio, dejando el resto a los pueblos, cuya industria y sudores voluntarios harían fructificar los que hoy queda inútil”.

Y es que, como todo modelo oficial español, el sistema, queriendo ser riguroso, era estúpido y seguramente corrupto. Si a un labrador le brotaba espontáneamente un pino o una carrasca en su campo, el ejemplar quedaba bajo protección oficial; el propietario del campo, mientras tanto, no podía tomar del suelo del bosque piñas y ramas con las que calentar su casa en invierno. No es de extrañar, pues, que hubiera ramalazos de violencia en los montes, labradores huidos, gentes injustamente condenadas. En un gesto que es de un atrevimiento heroico, Cavanilles afirma (Libro I, página 138 y ss.): “Creo que sería culpable de mi silencio si no hiciese ver lo que tiene todos los caracteres de abuso, introducido y fomentado ciertamente sin  ciencia cierta desde los superiores”.

Imagen.- Grabado de 1893: los madereros cerca de la estatua de San Pedro Pascual

(Continuará)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en los misterios del viejo cauce y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s