Los misterios del viejo cauce. (4) La maderada de 1878

1878.01.12 maderada en el rioLa fecha que se había manejado para etiquetar el paso de los últimos gancheros por encima del azud de la Robella, la actual Casa del Agua en el parque del Turia, fue la de 1867, establecida por Vicente Vidal Corella. Los míticos, los arriesgados gancheros de Chelva, ante la mirada exigente de los supervisores de las acequias de la Vega, se supone que hicieron lo de costumbre en Puente y puerta de San José portal noutodos los azudes: cegar las salidas de agua de los laterales y maniobrar para provocar una subida del nivel ante la imponente obra escalonada de piedra. Cuando se lograba que la represa desbordara, cuando sobre el azud se precipitaban al menos tres palmos de agua, los troncos podían ser cfoto gancheros en el rio (1)onducidos hacia el salto, que los troncos superaban con facilidad aunque con grandes esfuerzos y riesgos de los gancheros.

Sin embargo, hay un año, 1878, en el que los periódicos nos dicen que los madereros llegaron de nuevo a Valencia. Es el año en que se ensayó el primer teléfono en la redacción de “Las Provincias”; es un momento mucho más cercano. La ciudad había derribado sus murallas y preparaba un Ensanche urbano; la ciudad hacía dos años que estaba usando líneas de tranvías tirados por caballos. Los madereros llegaron a una Valencia que ya casi les había olvidado.

Siguiendo el calendario establecido, las maderadas tenían que navegar los ríos solo durante los meses que van desde noviembre a abril, con el fin de utilizar los momentos de mayor caudal en los ríos y de interferir mínimamente con las necesidades de riego de los agricultores. Los ganchos y pértigas fueron vistos llegar en los días de enero, de heladas nocturnas y mañanas soleadas. El periódico “Las Provincias” del día 12, ante el grandioso escenario que ofrecía todo el tramo situado entre el azud de Mislata y el puente de San José, repleto de troncos, animó a los lectores a conocer una escena que ya se intuía en vías de extinción: “Los aficionados a disfrutar de la animada y pintoresca escena que ofrece la extracción de una maderada del cauce de nuestro río, por donde viene a flote desde el interior, tienen ya este motivo de distracción, pues anteayer llegaron al puente de San José las primeras maderas de la conducción que se esperaba”.

Más de un millar de hombres se afanaban bailando sobre los troncos o trabajaban en el avituallamiento de la enorme tropa de madereros. Los hombres saltaban de una madera a la contigua, casi sin apoyarse, sin dar opción de girar al cilindro flotante: una caída siempre era peligrosa, un remojón era inquietante; pero caer al agua entre varios millares de troncos de seis y ocho metros de largo podría ser extremadamente peligroso. Por eso, en ese mismo número el periódico se puede leer el testimonio de la dura vida del oficio de maderero: “Uno de los pobres conductores de la madera que ha llegado a nuestra ciudad a flote por el río,– escribió– recibió ayer un golpe en la cabeza con una de las lanzas o ganchos que emplean para dirigir las piezas, resultando herido, y siendo por ello conducido al Hospital”.

En días siguientes, la gente se arremolinaba en el puente de San José y en las orillas del Turia. El 15 de enero de 1878 escribió el diario que “el deseo de disfrutar del hermoso sol que hace estos días en nuestro horizonte” había llevado a mucha gente “a presenciar el duro trabajo de sacar la madera” de una conducción “compuesta en su mayor parte de rollizos, siendo escasas las piezas cuadradas que se ven en el agua”.

(Continuará)

En la imágenes, recorte de “Las Provincias”de 1878,  el puente de San José y gancheros en las montañas.

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en los misterios del viejo cauce y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s