Cotalba: monjes, duques y noches musicales

Panoràmica monestirEntre Dènia y Xàbia, subido a lomos de la mole del Cabo San Antonio que se adentra en el mar, hay un sencillo convento, Nuestra Señora de los Ángeles, que se asoma al balcón de la bahía. Allí, en un paraje festoneado de viejos molinos de viento, empieza una historia medieval, un cuento de piratas malvados, monjes temblorosos y rescates arriesgados, que desembocará, si este relato
sanjeronimocotalba-claustro-altono se pierde, en un plácido concierto que mañana, 2 de julio, dará, entre palmeras y naranjos, el Master Chambers Players. ¿Dónde? En el monasterio de Sant Jeroni de Cotalba, el Alfauir, apenas a ocho kilómetros de Gandía.

En el camino del faro de San Antonio, quizá el más hermoso de los valencianos, ahora viven unas monjas; pero en el siglo XIV había monjes jerónimos, tipos espartanos que vivían en la soledad del páramo y rezaban a toda hora por el alma de su concerts2016protector, el duque de Dènia y de Gandía, Alfons d’Aragó, llamado Alfons el Vell. Un mal día de 1386, un mensajero llegó jadeante a la presencia del noble y le expuso un relato espeluznante: una flotilla de piratas argelinos, procedentes de Bujía, había desembarcado en la playa; atrevidos, subieron hasta la montaña y se llevaron secuestrados al prior y a los ocho monjes rezadores.

Las negociaciones duraron varios meses, con la mediación de frailes mercedarios. Y el buen duque de Gandía tuvo que aflojar la bolsa para sacar a los religiosos de las manos infieles de los musulmanes. Cuando por fin volvieron a la península, en el año 1387, se encontraron a su protector feliz, pero decidido a no sufrir más disgustos: dejarían el peligroso emplazamiento de las solitarias faldas del Montgó y se instalarían tierra adentro, en lugar abrigado de la Safor, desde luego más cerca del palacio ducal.

Alfons d’Aragó, el hijo de Pedro IV de Ribagorza y Juana de Foix, decidió dar a los monjes una alquería, rodeada de huertas y plantaciones de caña dulce, situada cerca de Alfauir, apenas a ocho kilómetros de la desembocadura del Serpis. En el año 1388, nació así, de una pequeña simiente fundacional, el monasterio de Sant Jeroni de Cotalba, que autorizó y bendijo el hermano del conde, don Jaume d’Aragó, obispo de Valencia. Don Alfonso, como todo caballero cristiano, favoreció a los monjes con la intención de que rezaran por sus debilidades; incluso tomó la decisión de que en aquella iglesia, bajo las arquerías góticas que se fueron levantando, estuviera algún día su mausoleo. Lo que ocurre, cosas de la vida, es que al final se enterró allí a su esposa, doña Violante, y a dos hijos que se le murieron recién nacidos, y el está enterrado en la Colegiata de Gandía.

Junto con los de San Miguel y los Reyes y Benifassá, San Jerónimo de Cotalba es seguramente el monasterio valenciano mejor conservado, si tenemos en cuenta que el de Portaceli fue objeto de importantes restauraciones. En todo caso, atesora seis siglos de rica historia y se puede medir en nobleza y valores artísticos con los de Ara Christi, la Valldigna o Vall de Christ. Durante largo tiempo, en Cotalba se concentró la vida religiosa y cultural del ducado de Gandía, con presencia e influencia de personalidades como Joanot Martorell, Ausias March, el dominico Vicente Ferrer y los sucesivos Borja, valencianos y romanos.

Esa larga historia del monasterio, donde el barroco terminó por superponerse a las trazas góticas iniciales, se canceló en 1837 cuando la Desamortización, momento en que la finca fue adquirida por la familia Trenor, que a lo largo de seis generaciones ha ido restaurando y manteniendo vivo el cenobio. Declarado Bien de Interés Cultural en 1994, San Jerónimo de Cotalba es en el siglo XXI una joya, cargada de historia, arte y leyenda, que gracias a la propiedad privada, está siendo marco de interesantes eventos. Patios, torres, capilla, lagares, caballerizas, silos, acueducto, esculturas… todos los rincones tienen encanto y calidad. Y todo puede ser visitado.

El 2 de julio, sábado, se inician allí los eventos de verano con la actuación de la Master Chambers Players, que interpretará obras de Bach y Vivaldi. El 16 de julio habrá otro concierto, en este caso de soul y funk; y se programan otras tres noches musicales, con clásicos y jazz, para los días 7, 14 y 25 de agosto. Esas noches musicales se combinan con programas de visitas guiadas al monasterio y también con la posibilidad de una cena en un ambiente de calma, patios serenos y luces tenues.

Para obtener más información: http://www.cotalba.es y también info@cotalba.es

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s