Cameron Carpenter y el órgano del Palau

cameron-carpenterCon su mejor buena voluntad, el público fue –fuimos– el martes al auditorio convencido de que, después de varios años de silencio, iba a poder escuchar de nuevo el órgano del Palau de la Música de Valencia. El programa de los conciertos de abono lo decía muy claro: “Cameron Carpenter. Órgano”. Y en el Palau de la Música de Valencia se supone que si ha de sonar un órgano, este será el que está en la pared del fondo desde hace casi treinta años, poco o nada usado, casi despreciado por los encargados de confeccionar la programación. Incluso hay quien dice que deteriorado y ronco, estropeado por falta de uso.

Pero no. La falta evidente de transparencia por parte del autor de la información y los programas de mano, unida a la inocente buena voluntad de una mayoría, que va confiada “a ver que nos ponen hoy”, configuró un chasco, extendido entre muchos espectadores.  La gente leyó “órgano” y pensó que iba a escuchar un concierto como los de la catedral. Cuando la verdad es que estaba esperándoles, agazapado, Cameron Carpenter, un fenómeno muy distinto.

Carpenter es una estrella internacional de los teclados, un virtuoso que se ha hecho construir a la medida el ITO, un gigantesco órgano digitalizado, –decir electrónico queda muy corto– que hace sonar mediante cinco teclados, un sinfín de registros, tres amplificadores y una cuarentena de bafles. Y con el que interpreta versiones adaptadas de autores modernos y clásicos, especialmente Juan S. Bach, que destacan por su espectacularidad más que por el atento rigor a lo que el maestro escribió. El resultado, eso sí, es una avalancha musical llena de un virtuosismo dramático: efectista y avasalladora, estridente y borrosa también.

Seguramente, no se oyó nada que no se pudiera haber escuchado haciendo sonar en condiciones el órgano clásico del Palau. Como tanto abunda en este tiempo, hubo más ruido que nueces, más búsqueda de lo mediático que decantación del arte a través de la exigencia. Al contrario que el humilde trabajo de los organistas clásicos, que se escondían en un rincón mal iluminado para dar todo el protagonismo a su gigantesco instrumento, a Carpenter Narciso solo le falta situar cámaras que den al público planos de su rostro en plena acción musical.

Daba rabia el contraste. Ver al músico embutido en su máquina parlante haciendo frente a un gran órgano que costó a los valencianos muchos millones de pesetas y lleva años mudo, movía a indignación. Todo eso sin contar con que Carpenter, para llamar la atención, recorre el mundo diciendo que el órgano “no es de Dios”,  que hay que sacarlo de las iglesias y otras tontunas parecidas… cuando tenía ante las narices un órgano que fue parido laico… y lleva años callado.

Y con independencia de que luzca una cresta en el cráneo, lleve ropajes propios del pop-rock y calce botas con tacones cuajados de cristales de Swarovsky. Que es lo de menos… aunque espante a algunos clásicos del abono del Palau.

 

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cameron Carpenter y el órgano del Palau

  1. Gabinete de Comunicación dijo:

    Buenas tardes, el Palau de la Música desea puntualizar que:

    Este año se ha recuperado el ciclo gratuito de órgano, que comenzó el 23 de enero con la actuación de Daniel Oyarzábal. Posteriormente actuaron Paolo Oreni, Paco Amaya, Loreto Aramendi, Arturo Barba y Vicent Ros. También, dentro del ciclo de Joves Músics, actuó el pasado 29 de octubre Daniel Rubio, con el programa “De la Alemania barroca al romanticismo francés”.
    Y además, comenzará la segunda edición de este ciclo el próximo sábado, 26 de noviembre, con un concierto de Arturo Barba junto con el Orfeón Universitario de Valencia, dirigidos por Francesc Valldecabres. Interpretarán obras de Liszt, Fauré y Kódaly. A este concierto seguirán diversas actuaciones que se presentarán en breve.
    Por otra parte, Cameron Carpenter ha tocado con su órgano, también en el Palau de la Música de Barcelona y dos veces en el Auditorio Nacional de Madrid, el martes, y jueves y viernes de la semana pasada, respectivamente.

    Atentamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s