Autori ¿qué?

 

Comunidad Valenciana Valencia. 01/05/2017. ocupacion del Colegio Mayor Luis Vives Fotografia de Manuel Molines.

A la vista de la okupación del Colegio Luis Vives se busca sin  consuelo el principio de autoridad

Como en dos semanas largas nadie ha tenido a bien hacerlo, tendrá que ser este escribidor el que levante el dedito y pregunte al rector Magnífico qué estamos haciendo con el principio de autoridad en el caso de los okupas del Colegio Mayor Luis Vives. Estuve esperando. En los primeros días estaba seguro que saldrían opiniones sobre ese flagrante caso de usurpación de una propiedad pública. A falta de declaraciones del rector, le imaginé activamente reunido con el delegado del Gobierno, o con el alcalde; quizá también — me dije– está haciendo gestiones con el conseller de Educación o el presidente de la Audiencia, en busca de soluciones. Pero al final he pensado que están todos ocupadísimos, trabajando en asuntos de más calado…

Cada día que pasaba iba siguiendo, en los periódicos, el ascenso de potencia de la okupación y la decadencia evidente del principio de autoridad. Instancias de gran prestigio ciudadano, instituciones llamadas a ser ejemplo de toda la sociedad, los que tienen que guiar nuestros pasos en caso de tribulación y conflicto… se habían echado la manta al cuello, estaban liándose un cigarrito, miraban al cielo por si aparecían nubes y silbaban al atardecer una dulce melodía. ¿Qué será de nosotros en caso de terremoto?, pensé. ¿Qué harán por mí si algún día llega una invasión otomana por la playa de Almardá?

Dos o tres agentes de seguridad estaban velando por el respeto a la propiedad en el Colegio Mayor Luis Vives, cuando una nueva oleada de okupantes se unió en tropel a la colonia inicial. Esto ya es demasiado, pensé: está llegando la hora de que los periódicos empiecen a insertar cartas o artículos profundos de los propios miembros de la Universidad. La columna vertebral del intelecto y la moral de nuestra sociedad no puede permanecer ciega, sorda y muda; el sustento anímico, el “alma mater”, va a destilar reflexiones y condenas de profesores de Ética y de Estética, de Derecho constitucional y penal, de Economía, Medicina a incluso de Farmacia. Además, en recuerdo de Goerlich, va a protestar hasta la Escuela de Arquitectura de la Politécnica, como poco.

Pero qué va: día tras día, un silencio inquietante se ha ido extendiendo hasta convertirse en un vergonzoso veredicto final: señor rector, apáñese como pueda con ese marrón. Cómase el asunto porque, decida lo que decida, nadie va a echarle una mano. Y desde luego, ni apele a ese anticuado principio de autoridad, ni lleve al juzgado una denuncia que podría producir efectos dentro de algunos meses, ni se le ocurra pedir al delegado del Gobierno la presencia de la Policía Nacional.

Por eso, en las últimas horas, se ha recurrido a la presencia de un mediador, como en el cine. Es, desde mi punto de vista, una humillación que sitúa en el mismo plano a okupantes delincuentes y a la Universidad. Pero el señor rector sabrá. Pronto, ya lo verán, tendremos novedades.

— Que prefieren que los yogures sean de los que llevan trocitos de fresa…

(Publicado en “Las Provincias”. 18 mayo de 2017)

Anuncios

Acerca de fppuche

Periodista y escritor. Director de “Las Provincias” desde 1999 a 2002. Desde 2011, miembro de la comisión de Gobierno del Consell Valencià de Cultura.
Esta entrada fue publicada en de buena tinta y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s